El universo los puso en mi camino

Serenidad1Pensé que tan solo estaba trabajando y haciendo un favor a alguien hasta que descubrí, a través de mi propio estado de plenitud, que quien estaba recibiendo más era yo mismo.

No sabría decir cómo, aunque sí sabría decir que durante todo el proceso me inundó un estado de profunda gratitud y conexión con las personas con las que estaba, personas con las que el destino me estaba regalando un encuentro, personas grandes en cuerpos quizás quebradizos y en circunstancias poco amables de sus vidas.

Mirar a alguien a los ojos y llegar a percibir su alma no es algo que ocurra con excesiva frecuencia, todo y estar convencido de que una presencia plena, permitirá que cada vez más pueda llegar a esa comunión con la otra persona.

Ver esa esencia, bailar con ella, fundirse en una única mirada que soportaría el peso de cualquier contingencia, incluso de la risa, casi forzada, que enmascara profundos sollozos del Ser castigado

En este momento, desaparecen todos los prejuicios, todos los privilegios de rango, pasando a ser seres humanos en una necesidad perentoria de comunicarse, de abrazarse con la palabra, con el gesto, con la mirada.

En determinados momentos, incluso la voz era secuestrada por la emoción, una emoción intensa y envolvente que permitía comprender al otro en toda su extensión. Desaparecía el tiempo, desaparecía el espacio y pasamos a un estadio de plenitud donde, realmente, todo era posible.

Ese estado me acompañó durante el resto de la jornada y me hizo sentir en paz conmigo mismo y con el mundo, especialmente agradecido con aquellas personas que el universo había puesto en el mismo camino para nuestro común aprendizaje.

Esto fue posible solo gracias a permitirme soltar todo el lastre, a aceptar al otro tal como era, sin prejuicios ni juicios. Todo estaba bien, todo era aceptable, incluso nuestra común desconfianza inicial, quizás disfraz de un rechazo que se tornó acogida.

Hoy soy consciente de ello y me permite seguir en el camino hacia el interior, un camino que intuyo no tendrá fin.

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Felicidad, Uncategorized, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a El universo los puso en mi camino

  1. Reblogueó esto en Diario del Infinitoy comentado:
    Simplemente especial. Me identifico con el sentir en este post.

  2. Marta Esteve dijo:

    Jordi, comparto tanto de lo que dices hoy!!
    Yo no soy coach pero admiro tu labor y la de tantos otros y sobre todo admiro la expresión de los chicos cuando te escuchan, la magia que se produce, veo lo que sienten en su interior, la paz! que dijeron sentir tras compartir esa experiencia, tras recibir ese regalo.

    Yo sólo puedo agradecer todo lo vivido y esperar que vuelva a repetirse!
    Alguno al empezar dijo que debía abandonar antes la sesión… ninguno lo hizo…

  3. antonia dijo:

    Eso es precisamente lo grandioso de ser coach Jordi, lo que hace de ésta una gran profesión! Me ha envantado!

    • koakura dijo:

      Gracias Antonia,

      Créeme si te digo que esa sensación de serenidad es la sensación con la que quiero vivir porque, desde ahí, todo es posible.

      Gracias de nuevo por tus palabras. Un beso bien gordo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.