El beneficio de la singularidad

Diversidad. Examen justo

Foto de cabecera: Geralt

Hace un rato leía en El confidencial, un diario virtual, esta noticia referida a los CV y la búsqueda de empleo y me ha sorprendido ver de nuevo una creencia que hace mucho daño “La máxima a seguir: trata a las personas como te gustaría que te trataran a ti

Cuando era niño, y creerme que de eso hace muchos, muchos años, me la inculcaron a fuego, y así crecí creyendo en ella a pies juntillas, y así llegaron los primeros tropiezos en mi incipiente liderazgo: tratar a los demás como si fueran clones míos, como si todos estuviéramos cortados por el mismo patrón, aprendiéramos del mismo modo y tuviéramos la misma mochila de vida.

Sí, es cierto, todos somos iguales, y también todos somos diferentes, y de ahí la injusticia de tratar igual a personas distintas, mi singularidad me confiere una identidad, como lo hace la pertenencia a los grupos, la diversidad es la mejor garantía del buen funcionamiento de los equipos.

Un maravilloso cuento, Animales en el bosque, cuya autoría desconozco dice en uno de sus últimos párrafos: “Al pájaro, que volaba y volaba como nadie, le obligaron a excavar agujeros como a un topo, pero claro, no lo consiguió

Este cuento es un canto a la diversidad, a la riqueza de los matices del ser humano y, por tanto, deberíamos tener en cuenta esas diferencias que enriquecen los ecosistemas, potencian la creatividad y nos dan una paleta de colores sin la que el pintor se limitaría a plasmar su sentir en blanco y negro.

Y ahí es donde proponemos hacer un cambio en el paradigma, un cambio que permite que los peces naden y los conejos corran, que cada cual aflore sus talentos y cuide de sus limitaciones, que existen en todos y cada uno de nosotros.

El cambio es sutil, se trata de eludir ese egoísmo de pensar que a todo el mundo le gusta ser tratado igual y dar protagonismo a aquella persona a la que lideramos.

Trata a los demás como quieren (y necesitan) ser tratados, un pequeño matiz que, en mis años de liderazgo, se ha revelado como un catalizador de la motivación ya que de ese modo, tengo en cuenta la singularidad del otro, y es que todos somos prescindibles pero también irrepetibles.

Por favor, huyamos del café para todos, ¿cómo cambiarán las cosas cuando ese matiz se popularice?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, creencias, Empresa, Liderazgo, Life Coaching, Vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El beneficio de la singularidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.