Asertividad, una forma de vivir

Asertividad-Geralt

Fotos:  Jordi Vilá y Geralt para Pixabay

Un término fácil de enunciar y complejo de ejecutar, decir aquello que necesito sin lesionar tus intereses y salvaguardando los míos, un ejercicio de ganar-ganar, en el que siento que los límites los establezco yo, que decido lo que está bien para mi y lo que no lo está, sin entrar a juzgarte.

¿Cuántas veces dejé de decir no por temor a ser rechazado? ¿cuántos de mis derechos se vieron vulnerados por temor a ser rechazado? ¿en cuántas ocasiones dejé que los otros decidieran por mi, por temor a ser rechazado? ¿cuántas veces me rechacé por temor a ser rechazado?

¡Tantas veces adopté esa actitud pasiva que pierdo la cuenta de las veces que me negué por no herirte!, o mejor dicho, por mi creencia de que mi negativa sería una afrenta para ti.

Y otras veces, cuando reuní el valor necesario, cuantas veces te ignoré por salvar mi orgullo, cuantas veces pisé tus creencias, valores y derechos pensando que, de lo contrario, serías tú quien lo haría conmigo.

Me pasé de frenada, me fui al otro extremo, fui agresivo en mi tono, en mi mirada, en mi gesto, y todo por ignorar que tenía ante mi a otro ser con sentimientos, ilusiones y necesidades que cubrir.

Sí, no son extraños estos comportamientos, de hecho, los vemos a diario y, ¿por qué no decirlo?, también me son familiares por las veces en que también yo y sin rubor, he sido quien los manifestaba.

Es curioso que, cuando el temor al rechazo desaparece, aparece esta comunicación asertiva, y entonces compruebo que, cuando defiendo mis derechos al mismo nivel que los del otro, lejos de rechazarme, me gano su respeto, ¡cuánto tiempo desaprovechado en creencias absurdas!

Si necesito algo, ¿por qué no pedirlo?, si el plan no me apetece, ¿por qué no expresarlo? Si no lo veo claro, ¿por qué no manifestar mis dudas? Mi vida va a ser mucho más serena y el mundo se liberará de buena parte de su toxicidad, de la que ya anda más que sobrado.

¿Qué efectos tendrá en mi y en mi entorno exponer mis ideas respetando las de los otros?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, creencias, Empresa, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.