Liderazgo, humildad, coherencia y valentía

Coherencia-gandhiHace muchos años, algo más de 20, estaba sentado ante el CEO de un grupo farmacéutico nacional, un hombre que tendría entre 50 y 60 años y emanaba autoridad moral por todos sus poros, yo le estaba vendiendo el servicio de selección y búsqueda ejecutiva y él prestaba su máxima atención.

Tanto es así que, 90 minutos después de empezar la reunión me atreví a preguntarle algo parecido a esto: “siendo quién es y la posición que ocupa, ¿cómo me presta tanta atención?” y debo reconocer que su respuesta fue demoledora: “no se equivoque, usted sabe muchas cosas de las que yo soy un completo ignorante, sé de muchas cosas, pero no de esto

Hace más de 20 años y la llevo tatuada en mi memoria, fue la mayor muestra de humildad que he visto nunca en un directivo del máximo nivel, especialmente si consideramos que yo estaba en la pubertad ejecutiva con lo que de soberbia tiene eso, debo decir que esta persona es reconocida por su excelente gestión al frente del grupo a nivel mundial.

Un líder debe tener humildad, debe reconocer sus límites y sus carencias, como sus fortalezas y habilidades, debe tener conciencia de la grandeza que supone mostrarse vulnerable en determinadas situaciones, especialmente ante sus equipos.

La segunda competencia de un líder, imprescindible como la primera, debiera ser la coherencia entre lo que pienso, lo que predico y la forma en que actúo, por ejemplo, pedir transparencia cuando mi agenda es oculta, es la mayor de las afrentas a un equipo, algo que, sin duda, pasará factura a no mucho tardar.

En España cuando falta la coherencia lo definimos coloquialmente como que “se le ha visto el plumero”, y ahí es donde aparecen las falsas sonrisas, los mensajes cargados de vacío, la mentira disfrazada de falsa verdad, …

Exigir a mi equipo, al mercado en el que estoy inmerso coherencia, sin aplicármelo a mi mismo, es hacer trampas al solitario, me recuerda a la mala memoria que tienen los políticos y la tozudez de las hemerotecas en desvelar las realidades que niegan una y otra vez, coherencia señorías, coherencia.

Y por último, aunque no la última de entre estas tres competencias, el Valor, el valor para tomar decisiones y hacerlo con todo el rigor y también con toda la compasión. Entre 2008 y 2012, en España hubo decisiones difíciles y, contando entre mis amistades a personas que ocupan la máxima posición dentro del área de RR.HH. (cámbienle el nombre, por favor), pensaba en la suerte, entre comillas, que tenían las personas que iban a ser despedidas por ellos y ellas.

Una decisión dura no tiene que ir acompañada de desdén, crueldad o indiferencia, mejor será que vaya acompañada de amor y compasión, los resultados serán completamente distintos por el impacto en las personas afectadas.

Crecer como líder es la experiencia más gratificante que puede haber, no es fácil, ni rápido tampoco y resulta, incluso, doloroso en ocasiones.

Gracias, mi querido CEO, me llevo sus palabras y le envío mi agradecimiento permanente y, las personas que deciden practicar en esas posiciones la incoherencia, la soberbia y el miedo mi más sentido pésame, siempre hay tiempo para cambiar.

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.