Apego y valores

krik03c4SWS8vTFb2rLlDQ

Fotos: Jordi Vilá

La vida me va enseñando, a veces a empujones, a veces con suavidad, las cosas suceden con intencionalidad, con causalidad más que por casualidad, nada es gratuito, por más que en ocasiones lo pudiera pensar, ¿qué me hace pensar esto?

Cuando siento inquietud, incluso corporal, es que algo se está desajustando en mi y, normalmente, es un aviso para navegantes, me estoy apegando a algo que me resulta tóxico, o que no forma parte de lo que Soy y lo que busco.

Sucesos recientes me hicieron reflexionar sobre mis miedos, especialmente los miedos a la incertidumbre ¡ingenuo de mi!, la vida es eso, es incertidumbre pura y, cualquier atisbo de control no es más que una burda ilusión, por más que me empeñe en lo contrario.

Al pensar en estos sucesos, vi claramente que mis valores estaban en contraposición con aquello que ocurría, con aquello a lo que me aferraba, y tuve claro que solo ajustándome a ellos la serenidad que ha caracterizado estos últimos años volvería.

No hablo de calma chicha, hablo de serenidad interior por bravas que estén las aguas de esto llamado Vida, una conexión conmigo mismo que me permite afrontar los envites aunque todo se confabule en mi contra, y es que entonces siento que me soy fiel.

Aferrarse a cualquier cosa, persona o idea la hace aún más efímera, basta tomar un puñado de arena en la mano y apretarla, para ver como desaparece en el suelo y, por el contrario, como permanece si no me aferro a ella.

Sea lo que tenga que ser, fluya lo que tenga que fluir, muera lo que deba morir y nazca a una nueva realidad aquello que quiera nacer.

Cuando me apego, me hago su esclavo, solo el desapego me permite disfrutar de lo que es, sin preocuparme por lo que será, viviendo el momento y el lugar, sin pretender que lo que ahora es, se prolongue por la eternidad.

Lo que un día fue ya no es y, lo que hoy es, ¿quién sabe qué será mañana?, así que casi mejor me ocupo de vivir hoy y dejar lo urgente para mañana.

¿Cómo es la Vida cuando soy fiel a mí mismo y a mis valores en lugar de seguir la corriente de la manada?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, creencias, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .