Mis defectos pueden ser mis virtudes

CatsPartamos de la base que la normalidad no es más que un criterio estadístico y que, lo que aquí es normal, en otras latitudes u otros grupos, podría ser la más terrible de las aberraciones, pongámonos en la comida, por ejemplo, aspectos culturales hacen que comer insectos en España, no sea de lo más normal cuando, en otros lugares, podría ser un manjar exquisito.

¿Y si lo que yo considero algo normal, porque es una de mis características, fuera una habilidad deseada por muchos grupos y por tanto, sumamente valorada?

¿Y si lo que yo considero un defecto en mi fuera una virtud para otros?

Tal como nos cuenta Ken Robinson (2009), Gillian Lynne era una niña inquieta y movida a la que no dejaban de reprobar sus maestros y, esa inquietud, es lo que la convirtió en una de las mejores bailarinas y coreógrafas del mundo, fruto de la cual hemos podido ver obras como Cats o El fantasma de la opera.

Lo que para su maestra era un tremendo dolor de cabeza, era la Vida con mayúsculas para la niña, era considerada una niña un tanto inadaptada, hasta que sus padres la llevaron junto a otras niñas como ella: una escuela de baile, la cuna de su eclosión.

Explorar lo que son mis fortalezas, preguntándome a mi mismo y preguntándole a otros, explorar como lo que yo considero normal, puede ser el diferencial que me permita disfrutar de una Vida plena personal y profesionalmente.

Todos, sí generalizo, absolutamente todos tenemos un don, una habilidad sobresaliente que, de explotarla, nos puede llevar a cotas inimaginables.

¿Soy un bicho raro o tengo que buscar el entorno adecuado?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Felicidad, Life Coaching, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .