Mascarada

IMG_4199

Fotos: Efraimstochter  para Pixabay y Jordi Vilá

Tal es la impresión que me dan determinados cambios abruptos, como quien dice de hoy para mañana, energías que no transmiten lo mismo que la sonrisa o las palabras que se adivinan de cartón piedra, como los decorados de una mala película.

Carl Rogers apuntaba que cualquiera que acompañara a otros en su desarrollo y crecimiento humano, debía mostrar, entre otras competencias, la de la autenticidad, la de mostrarse tal cuál es, algo que los equipos perciben de sus dirigentes, ya sean estos líderes o jefes.

Dejando aparte las microexpresiones, ya formuladas por Paul Ekman en los 70’ y que nos hacen plantearnos que hay algo extraño en esa sonrisa o en esa mueca, que no sé que es pero que parece impostada, existe una energía que se transmite y que muestra esa mascarada.

La falsedad es una moneda cuyo cambio siempre resulta muy elevado, no hay nada peor que la falsedad y la incoherencia en alguien cuyo cometido es servir a otros desde una posición de responsabilidad sobre colectivos.

¿Qué hace que no me fíe de esta o aquella persona? ¿qué es lo que me causa desazón cuando estoy ante quien se supone que debe mostrarme el camino? Si lo analizo en profundidad, es posible que la desconfianza empiece a asomar la nariz, una desconfianza que llega cuando la autenticidad sale por la ventana.

Y no hablo de ser brutalmente sincero, hablo de generar esa corriente de empatía necesaria para la conducción de grupos humanos, sean estos de la tipología que sean, algo que hace necesario mostrase como cada uno es, con la lógica autogestión para no caer en el sincericidio.

Cierto, es algo que está en mi, y no estaría de más pensar que mi intuición también me está trayendo alguna información por canales que no son los más explícitos, ¿o quizás sí?

¿Qué precio se paga por ser quien no eres en esta gran mascarada?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Empresa, Esencia, Liderazgo, Transformación, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.