Ley de pertenencia

IMG_7034

Fotos: annca para Pixabay y Jordi Vilá

La sistémica nos dice que cualquier elemento pertenece a algo mayor, a un sistema, interrelacionado e interdependiente y, un pequeño cambio en una de las partes, afecta a la totalidad de ellas, algo que no por obvio es menos cierto.

Hoy quiero centrarme en la primera de las leyes: la de Pertenencia, ya que afecta, y no poco, a cualquiera de los sistemas en los que estamos inmersos, la mirada sistémica requiere ver más allá de dónde llega la visión o, como decía Saint Exupery, “lo esencial es invisible a los ojos”

¿Cómo ver lo que no ven los ojos?, con una mirada más allá de lo ordinario, más allá de lo que configuran nuestras creencias más arraigadas, una exploración en profundidad nos va a permitir ver esos aspectos esenciales que escapan por lo general a una indagación simple.

Esta ley nos viene a decir que cualquier miembro de un sistema, debe tener un puesto dentro del mismo y sentirse importante dentro de él.

Ocurre en las familias, en los grupos de amigos, en los equipos deportivos, en las organizaciones, una persona siente que su nivel de contribución no está siendo reconocido, no tiene el trato deferente que merece o la atención que necesita y ello provoca un cambio de energía en el mismo.

Hagamos un vínculo con lo que se ha dado en llamar el “orgullo de pertenencia”, aquello tan buscado en las organizaciones y que convierte a los empleados en los primeros embajadores de la compañía. Cuando esta primera ley no se cumple, el orgullo de pertenencia desaparece y nos encontramos con enconadas resistencias o desafección al proyecto y pérdida de productividad, iniciativa e ilusión.

Por parte del líder en las organizaciones, o de los padres en el núcleo familiar, sea este núcleo del tipo que sea, se requiere una observación minuciosa que constate que las necesidades de pertenencia están siendo atendidas, lo contrario provocará tarde o temprano, movimientos que no siempre serán deseados y desajustes en el propio sistema.

¿Realmente estoy prestando la atención que merece cada uno de los miembros del sistema?

PD: gracias al Profesor Jordi Escartín por sus reflexiones al respecto

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Liderazgo, Life Coaching y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.