La paradoja de Ser

1212a10e-4c23-4ed1-aaec-1c6e9084a386

Fotos: Jordi Vilá

Me observo y, aún y quedando un largo camino por recorrer, estoy satisfecho de quién soy, algo que viene de mi pasado, ya que todo lo que hice hasta ahora me ha llevado al momento actual, decisiones correctas y erróneas, comportamientos acertados y desafortunados, todo ello metido en el puchero de la vida hace de mi el que soy hoy.

No obstante, a fuer de ser sincero, sí hay cosas de las que me arrepiento y que, de poder, cambiaría sin dudarlo pero, un momento, ¿sin dudarlo? Entonces no sería el que soy, sería otro y posiblemente muy distinto, ¿o acaso distintos caminos me llevarían al mismo punto actual?

Esa es la enorme paradoja del Ser, aún y habiendo hecho una construcción que me satisface, hay momentos de su construcción que borraría de un plumazo. Los momentos no vienen ahora al caso, los motivos son el sufrimiento que haya podido causar a otros y a mi mismo.

Habrá quién me dirá que precisamente esos momentos habrán sido los que habrán producido un surco de transformación, momentos catárticos necesarios para renovar mi Ser, para acercarlo cada vez más a aquella persona que quiero ser.

Bien es cierto que el pasado me condiciona, pero no me determina y que el presente y el futuro se construyen desde el hoy, así que mejor obtener los aprendizajes del pasado y no obsesionarme con ellos.

El budismo nos acerca un poco más a este concepto al decirnos “el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”, lo cual me lleva a pensar que los hechos acaecidos son los que son y, si causaron dolor, eso fue inevitable, lo que no quiero para otros ni para mi es el sufrimiento posterior.

¿Quién sería de no haber tomado aquellas decisiones? ¿quién sería de haber tomado la derecha en lugar de la izquierda? ¿quién de haber dicho no en lugar de decir sí?, …. Es indudable que la elección significa renuncia, al menos en ese momento.

Estas reflexiones, paradójicas sin duda, me llevan a concluir que por más que determinadas partes de mi camino las aborrezca, han permitido llegar al momento actual, con sus luces y sus sombras, así que casi mejor aceptarlas y, en la medida de lo posible, reparar los posibles daños, siendo consciente que algunos de ellos, serán imposibles de restañar.

Por otro lado, resulta imposible saber qué persona sería de haber seguido otro camino, ¡bendita ignorancia!

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Esencia, Transformación, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.