Diagnóstico

Diagnóstico-Rawpixel

Fotos: GDJ y Rawpixel para Pixabay

Hay cosas que deben seguir un orden, ahí el orden de los factores sí altera el producto, lo contrario podría llegar a ser temerario.

En ocasiones los sistemas, sean del tipo que sean, desde un grupo de personas a una organización compleja, inician procesos ignorando pasos previos que deberían haber sido considerados y sin los cuales el éxito es dudoso.

Darse cuenta de ello, o escuchar las voces críticas, puede ser un buen inicio de virar en un sentido lógico.

Digo todo esto porque en ocasiones esos sistemas nos demandan un diagnóstico organizativo, sin pararse antes a pensar la finalidad que, como organización, persiguen, sería algo así como someterme a un chequeo médico sin avisar antes a los facultativos de que la razón de esa diagnosis personal es calibrar mi estado frente al proyecto de ir a la Antártida o subir un 8.000.

Si lo que pretendo es llevar una vida normal, esas pulsaciones, esa capacidad pulmonar o ese tono muscular es suficiente, ahora bien, si pretendo una hazaña fuera de lo común en mi estilo de vida, antes deberé comunicarlo para que esas pruebas sean calibradas respecto a su objetivo.

Tener la máxima confianza y hacerse las preguntas adecuadas o, en su defecto, que las haga el consultor externo, será una medida predictiva del éxito de la misión, así podremos ajustar toda la maquinaria para esa finalidad.

Ocultar parte de esa información no conseguirá más que enturbiar el escenario, impedir que la visión sea limpia, de ahí la necesidad de la máxima confianza en el equipo que va a realizar esa diagnosis y poner sobre la mesa sus resultados para poder tomar decisiones.

Puede parecer una perogrullada, pero esta es una situación por lo demás muy habitual que conviene corregir en la gestión. Sí, sé que estás leyendo esto y piensas que esto no ocurre y, créeme, ocurre más de lo que imaginas.

Un diagnóstico no va a tener ninguna utilidad si antes no he definido cuál es la visión, hacia dónde quiero dirigirme, cuáles son los retos, solo entonces tendrá un sentido.

Casi todo es posible con la compañía adecuada y las herramientas oportunas, ¿indagamos en ello?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Empresa, Equipos, Trabajo en equipo, Transformación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .