Miedo a que lo descubran

Escondido tras mascara

Fotos: Jordi Vilá y Klaus Hausmann

En algunas ocasiones puedo sentir que los demás me perciben como algo que no soy, quizás porque me sobrevaloran, quizás porque me infravaloro, en cualquier caso, es lo mismo, es causa de inseguridad y zozobra.

Solo cuando me doy permiso para equivocarme, cuando admito mis limitaciones y las acepto, es cuando la serenidad empieza a llegar a mi, sonriente y con los brazos abiertos y, curiosamente, cuando esa tranquilidad abre la puerta, los miedos y la inseguridad salen huyendo despavoridos por la ventana.

¿Qué sé y qué no sé? ¿quién soy y quién no soy?, lo que no sé lo puedo aprender y, quien no soy, no tiene sentido que lo encarne pues nunca seré realmente yo.

Quienes estamos prestando un servicio, del tipo que sea, deberíamos recordar las palabras de Rogers (1961) en referencia a tres de las cuatro habilidades del buen compañero de viaje en liderazgo, formación y desarrollo:

  • Comprensión empática del cliente (colaborador).
  • Aceptación incondicional.
  • Sinceridad (honestidad).

El tercero de los puntos nos habla de honestidad, de sinceridad, con los otros y también conmigo, algo que corporaliza la necesidad de no representar un papel, sino mostrarme como realmente soy.

Permitirme ser Yo, así con mayúscula, mostrando mis conocimientos y mis ignorancias, dejando ver también aquella parte que resulta más frágil sin duda alguna potenciará el conjunto y evitará esa sensación de inseguridad.

Algunas veces pienso que no tengo las habilidades, hasta que una situación concreta las demanda y entonces aparecen sin faltar a la cita, dispuestas a contribuir al éxito de la misión.

Quiero reconocer mis luces y también mis sombras, quiero que ambas se fusionen dando lugar al Ser que cada uno de nosotros llevamos dentro, sin olvidar que la luz no existiría sin la sombra, ni el día sin la noche, y cada uno admira o envidia a su opuesto.

Hoy me acerco más a saber quién soy y, desde ahí, resulta más sencillo el liderazgo y la aceptación, puesto que justamente el desconocimiento de mi mismo es la mayor de las oscuridades.

Y tu, ¿quién quieres Ser?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Esencia, Felicidad, Liderazgo, Life Coaching, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .