¿Dónde está el limite?

Fotos: Jordi Vilá

Es cierto que existen límites, no todo el mundo puede hacerlo todo y, aunque eso sea cierto también lo es que, en la inmensa mayoría de casos, estamos lejos de llegar al máximo de nuestras capacidades.

Los límites que más nos bloquean no son los físicos, ya que sobre estos sabemos buscar la forma de sortearlos o, llegado el caso, aceptarlos y buscar otros caminos, son los límites mentales, esos techos de cristal cuyo máximo carcelero soy yo mismo, el carcelero más feroz y despiadado.

En mi actividad como coach, uno de los caminos que más transito con mis clientes es, precisamente, el de esos límites construidos en los más de los casos, sobre sólidos y robustos cimientos de creencias, muchas de las cuales se gestaron, con la mejor de las intenciones, en nuestra más terna infancia.

Personas que ocupan la cima organizativa y que tienen privilegiadas cabezas, quedan bloqueadas ante creencias que no resistirían ese análisis sesudo del que tantas veces hacen gala.

Esos límites son los que impiden que crezca, que me desarrolle hasta el techo de mis capacidades, la creencia de que son mucho más bajas de lo que son en realidad.

Largo en la entrevista realizada por Concejo (2018) para La Vanguardia , afirma “cada niño nace con un potencial concreto y que este no puede incrementarse por mucho que nos esforcemos”, algo con lo que no podría estar más de acuerdo, lejos de esas teorías naif que sostienen que podemos con lo que nos propongamos y, ¿cuánto más lejos podemos llegar si llevamos al límite nuestras capacidades?

No se trata de ser invencible , de ser Superman o Superwoman, se trata de cuestionarme si, aquello que pensé que no era posible, realmente lo era o es tan solo una idea que desarrollé por la influencia de terceros y de mi mismo y que elevé a la categoría de dogma irrefutable.

Solo pensar en las victorias conseguidas sobre mis límites me hacen pensar que estos, lejos de ser reales, no son más que una meta mucho más lejana de lo que nunca pude imaginar: mi capacidad supera, y con mucho, la pronosticada inicialmente, como la de cualquier persona.

¿Empezamos a explorar esos límites?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, creencias, Emociones, Empresa, Esencia, Límites, Life Coaching, Vida y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.