Capa de ozono emocional

IMG_1128

Fotos: Jordi Vilá

La vida no es de color de rosa, suele tener altos y bajos, todo depende de la forma en que interpretemos el suceso, ya que de todo se puede salir fortalecido, como nos dicen Forés y Grané (2008, pag. 25) “la resiliencia es la capacidad de un grupo o persona de afrontar, sobreponerse a las adversidades y resurgir fortalecido o transformado”

¿Por qué cuento esto teniendo el artículo el título que tiene?, muy sencillo, la Vida nos va poniendo distintos elementos delante, elementos que nos pueden impulsar o nos pueden hundir, o quizás ambas cosas en distintos momentos y, la red relacional, es aquel apoyo con el cual cubrimos nuestra estabilidad emocional, algo así como la capa de ozono emocional.

La misma semana que escribo estas líneas he tenido la fortuna (propiciada por la causalidad), de charlar con colegas y clientes que han devenido mucho más que eso, puesto que se han convertido en compañeros de camino, compañeros con los que compartimos ilusiones, miedos, inquietudes y anhelos, sin temor alguno a ser juzgados.

Demasiadas veces en mi vida mis prioridades se enfocaron hacia el corto plazo, y eso hizo que me perdiera demasiadas cosas que eran realmente lo importante pero que quedaban tras la bruma de la inmediatez.

Eso es el pasado y, como os decía, en esta última semana he tenido la suerte de comer con algunos amigos, cenar con mis hijos con animadas charlas, algunas de ellas de buena trascendencia y tener conversaciones telefónicas con otros que me reconfortaron, algo así como un reconstituyente emocional que me ayuda a conservar la serenidad, aunque fuera haya tormenta o un sol cegador.

Quiero seguir cuidando los detalles, esos detalles como un abrazo, un beso o un simple mensaje sin motivo, por el simple hecho de apetecerme comunicar con esa persona.

He conseguido aprender que quiero cuidar las relaciones, que esa es mi verdadera capa de ozono y que, en este caso, soy yo el único que puede protegerla, mimándola, cuidándola, dándole buenas dosis de cariño e interés desinteresado.

Una mirada, una buena charla, el interés por expresar, por escuchar y ser escuchado, en definitiva, por ser querido, esa es la barrera que impide que, por duras que sean las circunstancias, el desánimo me venza, aunque bien es cierto que vendrá a visitarme.

¿Cuido lo suficiente mis relaciones?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Emociones, Esencia, Felicidad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.