Curiosidad

IMG_3183

Fotos: Adibalea para Pixabay y Jordi Vilá

Dicen que mató al gato, pero parece que a Santiago García eso no le arredra lo más mínimo, ni eso ni el frío y la nieve que hicieron acto de presencia en Barcelona.

¿Por qué cuento todo esto?, porque el pasado miércoles tuve el privilegio de moderar su charla al respecto en EAE BS, a la que acudieron un numeroso grupo de estudiantes de diversas nacionalidades, movidos sin duda alguna por una temática que, como no podía ser de otra manera, despertó su curiosidad.

Santi nos habló del estudio realizado por su organización, Future for Work Institute, junto con Infojobs el pasado año y que presentaron hace tan solo un par de meses, en el que analizan el impacto que la curiosidad tiene en personas equipos y organizaciones, llegando a resultados sorprendentes algunos, de lógica otros.

La curiosidad lleva la semilla del conocimiento y la innovación, indicando la salida al inmovilismo y el tedio, es la que llevó a los Vikingos hasta el Mediterráneo, a Galileo a inferir que la tierra era redonda y a los peques a mirar en todos los rincones a fin de reducir el nivel de incertidumbre, por pura hambre de conocimiento.

Nos habló de que la persona curiosa se hace, es decir, no es algo prohibido al más común de los mortales, aunque bien es cierto que habrá personas con esa competencia un tanto más desarrollada.

Las organizaciones tienen en sus manos potenciarla o erradicarla y es lógico que, en determinadas culturas, dé auténtico pánico, aquellas en las que “siempre se ha hecho así” o en las que “no se paga a la gente para pensar”, ¿os suena?, aunque parezca increíble, en pleno siglo XXI aún se oyen lindezas por el estilo.

Gracias a lo curiosidad Patarroyo creó la vacuna contra la Malaria, Carl Rogers desarrolló importantes teorías de la psicología humanista, Ramón y Cajal descubrió la estructura del sistema nervioso y, de nuevo los peques, aprenden a caminar pese a los repelones de rodillas que ello implica.

Solo en entornos inmovilistas u oscurantistas esta invitada es mal recibida, no sea que vaya a provocar cambios que incidan directamente en esa zona de confort que hay que mantener a toda costa.

Si ves un niño mira detenidamente a sus ojos, allí encontrarás la morada de la curiosidad elevada a su máximo nivel, ¿a qué esperamos para rescatar a ese niño interior ávido de conocimientos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, creencias, Eventos diversos, Liderazgo, Transformación, Vida, Zona de confort y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.