Horizonte

IMG_3340

Fotos: Jordi Vilá

En un viaje este verano a Aarhus, Dinamarca, tuve una interesante conversación con una persona que lleva más de 20 años viviendo en aquella ciudad, en la que me expuso los tres principios por los que se rige la ciudad danesa:

  • No robar.
  • No mentir.
  • No pegar.

Según comentaba vulnerar cualquiera de estos tres principios tiene graves consecuencias para el transgresor, por lo que la tranquilidad y honestidad es algo que, puedo asegurarlo de primera mano, se palpa en el ambiente.

He tenido que esperar una semana para poder escribir este artículo, y es que los atentados ocurridos en Barcelona y Cambrils me impactaron sobre manera, hasta que recordé la conversación con esta persona.

Hacen falta más cajas de besos y abrazos y menos violencia, más honestidad y tolerancia y menos radicalismos, más generosidad y menos egoísmo, tanto los ocurridos como los que vemos de forma cotidiana en esta sociedad española que nos es dado vivir.

Las fotografías que ilustran el presente escrito fueron tomadas, la una en la propia ciudad de Aarhus, donde se pueden ver las bicicletas sin atar (¿quién lo haría en este país nuestro?), la otra tomada ayer mismo en Las Ramblas Barcelonesas.

Nuestro mundo ha quedado privado de 14 personas maravillosas, desde Estados Unidos hasta Australia, en sus familias hay un hueco que nada ni nadie podrá reemplazar, hagamos que no sea en vano, recordemos este suceso como el que debe ser el último de esta locura colectiva que estamos viviendo, frenemos la intolerancia y demos entrada a la reflexión.

Es indiferente que el terror se produzca en Yemen, España, Reino Unido, Francia, Bélgica, China, Irak o Venezuela, todos somos seres humanos, por más que algunos se empeñen en adoctrinar en lo contrario.

Ahí queda una caja de besos, que también podría ser una caja de tolerancia, de abrazos, de diversidad, de… todo aquello que nos permita poder ver que son más cosas las que nos unen que las que nos separan.

¿Qué puedo hacer yo, qué puedes hacer tú para evitar que haya un nuevo hueco en otra familia?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Emociones, Límites, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.