Los principios del Coach según Rogers

Empatía – Johnhain

Foto: Johnhain para Pixabay

Ayer encontraba un artículo que hablaba del que, para mí, es el precursor del coaching, Carl Rogers (1979), el cual preconizó que, para poder acompañar a personas en su desarrollo, el profesional, debía cumplir 4 principios:

  • El grado de comprensión empática del cliente expresado por el asesor.
  • El grado de actitud afectiva positiva (respeto positivo e incondicional), mostrado por el asesor hacia el cliente.
  • El grado de sinceridad del asesor y la medida en que sus palabras corresponden a su propio sentimiento interno.
  • El grado en que el componente de expresión afectiva de la respuesta del asesor concuerda con la expresión del cliente[1]

Hoy ha vuelto a aparecer en la clase de Neuroliderazgo del profesor Unai Vicente, cosa que me ha hecho reflexionar sobre mi labor como coach.

Realmente sin cumplir los preceptos del Maestro es imposible poder realizar el acompañamiento y, de hecho, me enamoro metafóricamente de mis clientes, algo que recomiendo a mis alumnos cada vez que tengo ocasión.

Poco a poco he ido desterrando mis prejuicios cuando estoy con el cliente, algo que me lleva a un nivel de empatía que nunca antes había experimentado, pudiendo ver aquello que le atormenta e ilumina y actuando como el abrelatas de su interior.

No soy quién para juzgarles, cada cual tiene una vida a sus espaldas y un futuro por construir en el presente, dicho de otro modo, todos tenemos un pasado que nos condiciona pero que en ningún caso nos determina, y consigo ver aquella parte brillante que ellos aún no pueden ver y está ahí.

Ese es el gran descubrimiento que hacen y, entonces, todo su mundo cambia y, desde ahí, se abren unas posibilidades que hasta entonces eran impensables, ¡que bella es esa luz, que brillante!

Cuando se abre esa puerta, muchos de los miedos salen por la ventana, ya no caben en esa casa del Ser que es ocupada por su esencia.

¿La diferencia?, cuando llego a honrar a Rogers, veo la persona que tengo delante, la acepto y la admiro, con sus luces y sus sombras, y es entonces y solo entonces cuando se produce la magia de la transformación.

[1] Bibliografía: Rogers, C. (1981). El arte de convertirse en persona. Mi técnica terapéutica. Barcelona: Paidós

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching, Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Coaching profesional, competencias, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Life Coaching, Transformación y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.