Lo que no se ve

mujer-oculta-blanco-y-negro

Fotos: PeteLinforth y Pexels para Pixabay

¡Hay tantas cosas que no se ven!, tantos esfuerzos, tanto amor, tanto cuidado que no se ve y sin embargo se intuye, se intuye que las cosas no ocurrieron por casualidad y es que, como decía el zorro de Saint Exupery, lo esencial es invisible a los ojos.

Vemos a un gran líder y no vemos las personas que participaron en su construcción, no vemos aquellas maestras que le enseñaron las cuatro reglas o la lectura y escritura, vemos el edificio, e ignoramos los metros de cimientos que hay bajo la mole, siempre soportando el peso y nunca visibles.

Como en el iceberg, lo que se ve es apenas una muestra de lo que realmente es. Tras una persona de éxito hay miles de horas de esfuerzo personal y muchas personas que contribuyeron a ello, desde los padres, maestros, educadores, quizás aquel entrenador de las actividades extraescolares o aquella canguro adolescente.

Sería interesante pasar la lupa por aquello que no se ve, adentrarnos en el mundo de las cocinas y percibir realmente los aromas del fuego lento, los pinches picando la cebolla y los friegaplatos haciendo su trabajo. Eso es lo que no se ve, y el mundo está lleno de ello.

Muchas veces me pregunté qué hizo que sea quien soy y que hace que día a día me transforme, mis modelos y contramodelos, los miedos y las ilusiones y, en definitiva, aquello que no se ve.

Hasta que quiero verlo, y entonces me ocupo de entrar en esas cocinas, de conocer a los que lo hacen posible, de admirar su callada labor y percibir la grandeza de quien, simplemente, no necesita ser visto, y de lo imprescindible y lo poco valorado que eso está, en una sociedad ególatra y hedonista como la actual.

A partir de hoy, como en el guerrero pacífico, quiero indagar, quiero ser consciente de lo que no se ve, de lo que pasa desapercibido a los ojos, de explorar en las esencias de las personas con quienes estoy, de ver el esfuerzo y la ilusión existente tras cualquier actividad.

También quiero ver lo que se oculta tras la mirada arisca y el gesto torcido porque, tras lo que no se ve, siempre hay una historia.

¿Me conformo con lo que veo o busco lo que no se ve?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Transformación, Valores y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.