¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?

estres-2

Fotos: Typographyimages y Mikegi para Pixabay

Debo decir que me perdí algunos momentos maravillosos que de ningún modo querría haberme perdido, fueron muchos años trabajando desde las 6:30 a.m. hasta las 20:30, jornadas de 14 horas diarias y algunos fines de semana.

Esa era mi obligación, ¿obligación?, de ningún modo, la elección estaba en mí y eso fue lo que escogí, aunque no era consciente que, ante eso, también había renuncia, renuncia a disfrutar del crecimiento de mis hijos, a crecer en mí mismo, no solo en lo profesional y económico, sino también en lo espiritual y un montón de cosas más.

Hoy por hoy veo la vida de un modo considerablemente distinto y asisto, como espectador, a la vida de otros que deciden emplearla del mismo modo que hiciera yo en su día, ignorantes también de esa renuncia.

La verdad es que no entiendo estas políticas de trabajo exhaustivo, estos horarios intensivos (en la acepción más salvaje de la palabra), especialmente por parte de los dirigentes de las organizaciones, ya que redunda en una precariedad de la vida de sus integrantes, siguiendo una visión cortoplacista.

En conversaciones con diferentes líderes empresariales, he llegado a la conclusión de que las causas para esta sinrazón, cuando se convierten en estructurales, pueden ser tres:

  1. Procesos mal diseñados que provocan una saturación del individuo que desempeña el trabajo, en cuyo caso procede una revisión en profundidad de la posición y sus procesos.
  2. Escasez de recursos, bien por codicia de la organización o por mal diseño del negocio, en cuyo caso, la consecuencia es el síndrome de bornout en la mayoría de profesionales, cuando no aspectos aún más nocivos, como la muerte, algo documentado en los casos de France Telecom y otros.
  3. Ineficacia del trabajador por no tener los conocimientos, habilidades y/o competencias necesarias para el desarrollo del rol encomendado, en cuyo caso lo que procedería sería una capacitación exhaustiva del mismo, o una reubicación.

Una cosa es cuando una coyuntura concreta provoca estas puntas de trabajo, otra muy distinta es cuando esta es la praxis habitual, no digamos ya en los casos en los que el presentismo como tal forma parte de la cultura corporativa.

¿Qué es lo que puedes aportar para eliminar esta lacra del mundo profesional?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Empresa, Límites, Liderazgo, Nuevo paradigma, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Vivir para trabajar o trabajar para vivir?

  1. Pingback: Lo importante | koakura

  2. josepserracots dijo:

    Podemos aportar muy poco, si el responsable no se da cuenta del problema que tiene en su empresa, ¿qué se puede hacer?. Es como el alcohólico que no reconoce que lo es, ¿se puede curar? difícilmente si no lo reconoce.

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      La elección de seguir donde estás es tuya, siempre es tuya. Pequeños cambios consiguen grandes resultados.

      Gracias por tu comentario, un abrazo y feliz día.

      • josepserracots dijo:

        Jordi, evidentemente que cualquier decisión que uno toma, es el responsable, pero a veces tenemos que tomar decisiones a pesar nuestro, o sea que los demás también forman parte.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.