De la oscuridad a la luz

viaje-al-infinito

Fotos: Jordi Vilá

Miro a mi colaborador y no veo más que sus defectos, el incumplimiento de los plazos, su carácter anodino o desabrido, quizás que se posiciona como el chistoso del equipo, sus errores, y me quedo tan solo con eso.

Y eso lo he trabajado, le he preguntado qué es lo que le ocurría y la respuesta siempre ha sido la misma – No pasa nada, soy así –, y con eso es con lo que me quedo, en la pura superficie, ignorante lo que, tras esa negativa, se va cocinando a fuego lento quizás desde hace demasiado tiempo.

La coraza es fuerte y blindada, y en parte yo soy el causante de ella, siempre con el eterno juicio. En una ocasión, un jefe que tuve que más fue siempre un referente que un jefe, me dijo que tenía que amar a mi equipo…algo que solo entendí muchos años después y no antes de un intenso proceso de transformación personal.

Amar supone ver ante mí a una persona brillante, a una persona plagada de recursos, algunos incluso desconocidos para ella, que no llega a verlos de puro miedo disfrazado de inconsciencia. Amar es aceptar a esa persona con sus luces y sus sombras, con su parte brillante y su parte oscura.

Amar es ayudar a la persona a que descubra esa luz, esos recursos en su interior, amar es tener la humildad de descubrir la diversidad en todas sus acepciones, amar es descubrir en mi a la persona capaz de aprender de ese Ser brillante que tengo ante mí.

Y es entonces y solo entonces cuando esos defectos mutan a habilidades, se hacen imperceptibles y se apagan tras sus virtudes, potenciadas por su propio empoderamiento.

¿A quién estoy viendo ahora?, porque es la misma persona a la que menosprecié tiempo atrás, ¿qué es lo que cambió?

El primer cambio ocurrió en mí y, cuando fui capaz de transitar de la ignorancia al amor, la transformación empezó a ocurrir. Sí, es cierto que esa persona cambió, pero ni un segundo antes de que el cambio se diera en mí, antes tuve que trocar la soberbia en humildad.

Invertir tiempo y esfuerzos en llegar a esa humildad, a ese amor, interesarme por las personas a las que tengo el privilegio de servir como líder, es mi inversión más rentable, incluso en el corto plazo, aunque pudiera parecer lo contrario.

¿Qué necesito para hacer en mí ese cambio?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Empresa, Esencia, Liderazgo, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.