¿Final o principio?

crisalida-nacimiento

Foto: Pixabay

Estabas ahí y sin embargo ya no estabas, aunque tu presencia estaba por todos lados, como si estuvieras incluso en mí, tu cuerpo dejó de respirar y sin embargo te sentí más cerca que nunca.

Como la oruga que parece perecer preparándose para transitar en su paso a crisálida, así te acoge este nuevo estado, yendo hacia quién sabe dónde.

Te fuiste demasiado pronto, y aunque sé que en algún momento volveremos a estar juntos, no pude evitar sentir el gran vacío que dejaste en mí y que hoy sé que no fue tal.

Sentimientos encontrados e incoherentes, sabiéndote ahora en ese plano distinto al mío y desde el que sé que velas por mí, ¿locura?, quizás, pero esa es una locura que me mantiene cuerdo.

Podrán negarlo, pero siempre sabré que estás ahí, caminando a mi lado, acompañándome en mis sueños y llevando luz dónde antes solo había oscuridad, en ocasiones es una percepción, en otras es la seguridad de saberte y percibirte tal cual fuiste, tal cual eres.

No todo acaba aquí, no solo ven los ojos y escuchan los oídos, hoy sé que hay mucho más y, para eso, tengo que desterrar antiguas creencias ancladas en lo más profundo del ser y dejarme fluir.

No acaba un camino, sino que es el inicio de otro, tan real como invisible, tan cierto como la mayor de las verdades.

¿Dónde está el final, dónde el principio?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, creencias, Esencia, Felicidad, Transformación, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .