Yendo hacia la vida

refugiado-hombre

Fotos: Hawkarena y Miachael Gayda en Pixabay

Es posible que sea la época del año, o quizás las noticias que llegan de aquí y de allá, de la valla de las ciudades españolas en África, de los campos de refugiados sirios en Europa o de los miles de personas que huyen de la esclavitud, la opresión, la guerra, la injusticia y tantas otras atrocidades.

Me resulta doloroso ver esos millones, por qué son millones de personas, yendo ni más ni menos que hacia la vida, sin más florituras, bajo la mirada escrutadora de los pueblos a los que se dirigen, pensando en la maldad que hay en ellas.

Se ponen miles de excusas que no responden más que a un puñado de términos: xenofobia, soberbia, egoísmo, incomprensión.

Cualquiera de nosotros podría estar en su caso, lo único que nos diferencia de ellos es el lugar que nos ha acogido para esta vida, algo que nos hace unos privilegiados. Ver esas miradas de pánico en unos casos, de esperanza en otros, hace que se revuelvan sentimientos muy profundos.

Personas capaces de andar miles de kilómetros por caminos desérticos o helados, de cruzar grandes distancias en embarcaciones precarias o simplemente a nado, de jugarse la vida subidos a vallas plagadas de cuchillas, no lo hacen por diversión, simplemente van hacia la Vida, una vida que nunca imaginaron que les iba a ser negada en países “cultural y económicamente” avanzados.

Miradas perdidas, miradas de coraje, de ilusión, de fuerza, miradas humanas que en tantas ocasiones se pierden en la locura de una vida olvidada y se recuperan ante un vaso de agua o un plato con algo de comida, con una caricia o una mirada amable.

Papeles mojados, dice la canción de Chambao que podrían cambiarse por una bienvenida amable y acciones contundentes encaminadas a restaurar una vida digna en sus lugares de origen, dando la opción de crear unas raíces aquí o allá, en este sitio llamado planeta tierra.

¿Vida o muerte? ¿acogida o rechazo? Un vídeo para la reflexión.

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Felicidad, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Yendo hacia la vida

  1. josepserracots dijo:

    ¿por qué las personas en lugar de perjudicar a los demás, se dedican a encontrar la felicidad? y así dejar que los demás también sean felices.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.