Esencia

mirada-esencialUna de las prácticas más enriquecedoras que realizo en algunos programas es visitar la esencia de otra persona, un ejercicio en apariencia sencillo pero que, a la hora de la verdad, deviene de gran complejidad.

La simplicidad estriba en mirar a los ojos de la persona que tenemos delante, algo en apariencia sencilla. Empezamos por el cuerpo entero, seguimos con la cara, y sus detalles yendo después a los ojos, antesala de una estancia mucho más rica: la esencia.

No es algo que sea fácil, decía antes, y no lo es porque esa entrada debe ser permitida y solo lo será si la persona con quien estamos nos abre sus puertas, puertas que llevan a la parte esencial de ella, una parte dónde sabemos que radican ilusiones, miedos, virtudes, defectos, …

¿Cuántas veces he encontrado una mirada invasiva? ¿cuántas me he sentido agredido por una mirada en exceso intensa?

Cuando esa puerta permanece cerrada, podemos ver miradas huidizas, toses, carraspeos o risas un tanto histéricas, todas ellas conductas evasivas que no pretenden otra cosa que mantener la puerta cerrada.

La experiencia viene a durar entre 5 y 10 minutos y suele ser enriquecedora para aquellos que franquean esa puerta. Sienten que son invitados a un lugar privilegiado y, a su vez, sienten como sus propias puertas se abren al otro, dejando paso libre a su interior.

Los comentarios tras esa vivencia, acompañada siempre por una música relajante y una narración que va guiando por las diferentes etapas del camino, suelen ser de gran profundidad y es que el transito que se ha realizado no deja a nadie indiferente.

Cuando acabamos, la mayoría de las veces y sin instrucción alguna, aparece el abrazo sentido, de agradecimiento por haber sido cuidadosos en la entrada y por haber permitido la entrada en nuestra parte más sensible.

¿Visitamos la tuya?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Esencia, Felicidad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .