Necesidad y emoción

Melancolía (Ana Menorca)

Foto: Jordi Vilá

Las emociones no engañan, están con nosotros desde antes de nuestro nacimiento, con una función adaptativa tal y como enunció Darwin en su Origen de las especies, en el que postulaba que las especies que subsisten no son las más fuertes sino las que mejor se adaptan.

Y así las emociones, ni positivas ni negativas, sino adaptativas o desadaptativas, nos ayudan a sobrevivir, ni más ni menos, algo que significa que son imprescindibles y que las necesitamos como fuente de información.

Siempre que hay una emoción presente, es decir prácticamente siempre, hay una necesidad visible u oculta para uno mismo.

La emoción nos informa de esa necesidad, una necesidad que puede estar cubierta o desatendida, así, un estado de euforia o de placidez puede significar que la necesidad está siento atendida y, por el contrario, cuando la emoción es desagradable, que no negativa, puede significar que estamos faltos de algo.

La autoobservación y la aceptación de las emociones nos aporta, pues, un conocimiento muy valioso sobre nuestro interior, sobre necesidades que pueden haberse forjado en nuestra más tierna infancia y a las que merece la pena que prestemos atención, ya sea para neutralizarlas o para atenderlas.

Precisamente por lo expuesto en el párrafo anterior, la importancia de los valores, auténtica brújula de nuestra emocionalidad ya que son estos los que las provocan anunciando esas necesidades huérfanas.

Esta mañana, leía este artículo en Psyciencia que me ha hecho pensar en el paralelismo con el post escrito en su mayor parte ayer.

¿Cuáles de mis necesidades estoy desatendiendo?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.