¿Hasta dónde?

Perder por miedo a perderEsta semana charlando con una persona que ocupa una posición de Alta Dirección manifestaba estar muy satisfecha con su momento profesional actual, el ritmo era trepidante, con jornadas de 14 horas diarias, incluidos los fines de semana…la verdad es que su lenguaje corporal me dio la impresión de que negaba lo que con tanta vehemencia afirmaba, pero no soy nadie para juzgar su satisfacción.

Hoy traigo este tema sobre el tapete porque me recordó una etapa pasada, unos días hace ya algunos años, en los que abría la oficina a las 6:30 de la mañana y volvía a casa poco antes de las 21:00 y, como yo, algún colaborador más.

Recuerdo sentirme mal por ir directamente a casa desde el aeropuerto un día que mi vuelo llegó al aeropuerto de Barcelona a las 5 de la tarde, ¡aún quedaba mucho tiempo hábil!, aunque me tuve que recordar que había empezado mi primera reunión con un desayuno a las 7 de la mañana.

Me sentía como la persona con la que abría estas líneas, enchufado de adrenalina, con la creencia que así era una persona importante y de éxito…hasta que me di cuenta de que no estaba viendo crecer a mis hijos, no estaba con ellos en momentos en que necesitaban de un padre, ni con mi esposa ya que tenía cosas importantes que hacer.

Ahora me pregunto que había más importante que vivir, que había más importante que el respeto hacia mí mismo y todo aquello que me importa, ¿dónde quedaban mis valores?.

Simplemente me había negado a mi mismo, había dejado que el personaje se apropiara de mi y campara a sus anchas, lo importante era el reconocimiento que recibía desde fuera, aunque yo cada vez me sentía más vacío por dentro, hasta el punto de llegar a no reconocerme en la persona que veía en el espejo.

Recuperar ese Yo no fue fácil, tuvieron que haber importantes rupturas, toma de consciencia de quien soy realmente y un deseo intenso de recuperar la persona que hay en mi.

¿Es la vida un estatus y unas posesiones, o realmente hay algo más?¿es lícito que las organizaciones dispongan de las personas hasta ese punto?¿es normal que pensemos que eso es lo normal?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Esencia, Felicidad, Liderazgo, Life Coaching, Sociedad, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a ¿Hasta dónde?

  1. Hilda Luz Escobar dijo:

    Buenas Noches!
    Palabras sentidas que tienen su fuente en el agobio de una situación desenfrenada.
    El juicio sobre el sentido de nuestros días, depende de la libertad con las que tomamos nuestras decisiones. Sí podemos influir en nuestra calidad de vida, podemos buscar las leyes que graviten en una vida plena y que le den valor a lo que hacemos: el cómo, el por qué y el para qué?
    Bendiciones!

    • koakura dijo:

      Buenos días Hilda!!

      Sin duda alguna, podemos influir siempre, aunque pueda parecer lo contrario. Una revelación importante surgió de la lectura de “El hombre en busca de sentido”, de Viktor Frankl, dónde nos relata como eligió la Vida en un campo de concentración nazi…

      Gracias por tu valioso comentario, un abrazo y feliz jornada

  2. josepserracots dijo:

    Esto les pasa a muchas personas, porque al principio de nuestra etapa laboral, queremos alcanzar el éxito, ser el mejor. A veces nos olvidamos de pensar si estos son los deseos que realmente queremos o es cómo nos gusta que nos vean los demás.

    Nos olvidamos de las personas que tenemos más cerca, de las personas que nos quieren de verdad y nosotros vamos a lo nuestro creyendo que lo hacemos para que estas personas que nos quieren, tengan lo mejor y así sentirnos bien con nosotros mismos. Hasta que llega el día de la ruptura interior y tomamos consciencia de nuestro camino y nos damos cuenta de que todo aquello no nos llena, que hemos gastado más de la mitad de nuestros años para nada y a partir de ahí empezamos a cambiar y a pensar en lo que realmente queremos nosotros y dejar de pensar en lo que pensaran los demás de nosotros.

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Gracias una vez más por tan poderosa reflexión. Al final, creo que la pregunta que enuncia el presente post es la que nos permite salir del agujero: ¿hasta dónde?

      Vemos la vida pasar sin darnos cuenta de lo efímera que es, consideramos importantes cosas que son volátiles, algo que refleja muy bien las palabras de Antoine de Sant Exupery en su obra “El principito”, cuando el zorro habla con el niño: “He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: sólo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible para los ojos”.

      No nos paramos a pensar que siempre hay elección y que, la forma en que vivimos, no es la única, y es que nos apegamos a lo conocido, ignorantes de los tesoros que guardamos escondidos en nuestro interior.

      Gracias de nuevo por tu seguimiento, un abrazo y feliz jornada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .