El nuevo paradigma

CooperaciónAndamos arriba y abajo con los viejos y los nuevos paradigmas; parece claro que lo habido hasta ahora, nos ha conducido al momento que vivimos y, como siempre, ha tenido cosas buenas y cosas que convendría, por el bien de la sociedad, desechar.

En el debate con una buena amiga, intentábamos definir ese nuevo paradigma y llegamos a la conclusión de que no podía hacerse puesto que estaba “en construcción”, no obstante, sí que nos dio pie a poder enumerar algunos aspectos que quería compartir en estas líneas.

Imaginamos ese nuevo paradigma mucho más centrado en las personas, en el colaboracionismo, en la cooperación, en la generosidad, el altruismo y el nosotros, en contraposición con el individualismo (¡ojo, se parece mucho a independencia!!), el egoísmo, y el yo, aunque bien podríamos definir el Ego, como personaje que engulle a la persona.

En ese nuevo paradigma, la persona obtiene un profundo conocimiento de sí mismo que le lleva a tener una mayor autoestima al reconocer sus fortalezas y sus retos, sin necesitar el continuo halago de sus iguales para sentirse reconocido. Eso empieza desde la educación a los más pequeños en los hogares (no es casualidad que no diga casas).

Desde la infancia, los niños son animados a quererse a ellos mismos, sin caer en narcisismos ni egolatrías, bien al contrario, es simple y llanamente, no necesitar la lisonja exterior y construir unos sólidos fundamentos en valores y principios, unos cimientos de personalidad robustos, huyendo de la fragilidad que, en muchos casos, vemos hoy en los adultos que en su día fueron criados entre algodones.

Ese nuevo paradigma construye una sociedad en la que cada uno contribuye con su esfuerzo, eliminando los parásitos de todo tipo y condición, borrando de su faz los privilegios absurdos desde su raíz. El exceso se elimina directamente por la propia persona pues carece por completo de sentido y se busca el bien común, donde cada cual aporta aquello en lo que más dotado está, eliminando el efecto Orwell de “Rebelión en la granja”.

Esa sociedad es posible solo desde la generosidad, la interdependencia, la cooperación, la sinceridad y la autenticidad; personas sanas en una sociedad sana, donde los núcleos familiares se consolidan, donde las jornadas de trabajo no se alargan hasta la extenuación, donde los padres ejercen de padres, ponen limites, educan y, ¡como no!, juegan con sus hijos, constituyéndose en ejemplos coherentes y morales para ellos.

Ese es el paradigma que llegamos a imaginar aunque, evidentemente, faltan ahí muchas pinceladas referentes a política, mundo empresarial, trabajo y un sinfín de detalles más que exceden la voluntad de estas líneas centradas tan solo en un reflejo de la construcción de esa nueva sociedad.

Nuevamente, no es fácil ni rápido, pero sí apasionante, retador y enriquecedor, a la par que divertido, ¿te animas a poner tu grano de arena para hacerlo realidad, si es que un modelo así está también en tu esencia?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Coaching, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Transformación, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El nuevo paradigma

  1. josepserracots dijo:

    Has utilizado la palabra Generosidad, quizás para mí, sea la clave del cambio de paradigma.

    Soy poco generoso, me gustaría serlo más y lo estoy intentando y a veces me sorprendo de la reacción de los demás.

    Cuando haces algo desinteresadamente a una persona, aún sin conocerla y la quieres ayudar, ésta persona se sorprende, no entiende que una persona a la que no conoce, la quiera ayudar y a veces incluso sospecha de ella.

    Es cultural y bastante general, si fuéramos generosos, seguramente no habría guerras ni envidias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.