Una felicitación de corazón

carta manuscrita (1)Que alegría recibir aquella cyberpostal a mi nombre, con un mensaje que siento que va dirigido a mi, que no es un spam dirigido a una lista de distribución, que alegría recibir tu llamada o tu mensaje en el que te siento a mi lado, en cercanía, en comunión porque, aunque sea una fecha determinada, ese día has pensado en mi como yo lo he hecho en ti.

Llamarme pasteloso, me gusta recibir esos mensajes, me llevan a una suerte de serenidad interior que me hace sentir bien, me siento acogido y acompañado cuando intuyo que ese mensaje iba solo para mi, cuando me hablas de aquellos miedos o anhelos, cuando te acuerdas de mis hijos y de mi esposa, y los llamas por su nombre.

Estos días he tenido la suerte de recibir algunos de esos mensajes que han calado hondo en mi ánimo, me alegra saber que alguien, en algún momento, me tenía presente en su pensamiento.

También me ha chocado recibir mensajes carentes de todo significado, con una postal en la presentación y, los menos, con mi nombre en el destinatario, porque la mayoría tenía por tal al propio emisor pero en cco, ¿te suena?

Son mensajes que serían lo que el menú de las líneas aéreas a la alta cocina: saben a plástico y huelen a congelado, a emoción hecha con prisa y sin el mimo que este tipo de mensajes requiere.

Hay quien añora la letra manuscrita y a mi, francamente, me da igual porque creo que, lo realmente importante, son esos segundos o minutos que dedico a pensar en la persona a la que dirijo mi mensaje, independientemente del canal que utilice, si el papel, el correo electrónico, o el teléfono en sus múltiples facetas.

No quiero tener prisa para esto, quiero paladear mis recuerdos con la otra persona, agradecer desde el corazón lo que ha sido para mi, enviar una pincelada de las emociones que me despierta y hacerle partícipe de ellas.

Hoy enviaré algunas postales, alguna quizás para ti, e irán de corazón a corazón. Si no la recibes, no quiere decir que no pensara en ti, el tiempo es el que es, pero si te llega, sabrás leer que no era una simple plantilla de aplicación informática.

¿Cómo felicitarás las fiestas a las personas a las que aprecias?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Emociones, Esencia, Felicidad, Límites, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.