Emociones, esas desconocidas

Emociones básicas

Foto Google

Apuesto que has oído hablar de ellas, incluso podría garantizar que las sientes, y que posiblemente no aciertas a ponerles nombre, y es que esta sociedad nuestra las tiene proscritas, o al menos en algunos ámbitos como las organizaciones, ¿suena la canción?

Hace unos días hablábamos de ellas en un charla-taller realizado en la Administración Pública, que en nada se diferencia del ámbito privado en estas disquisiciones.

Parecemos olvidar que el ser humano es emocional por naturaleza y que, las emociones, son la cuna de nuestra supervivencia, algo sobre lo que ya habló Darwin en su obra El origen de las especies (1859). Las emociones son la principal herramienta para la adaptación al medio, ya sean las agradables o las desagradables.

También parecemos olvidar que la ilusión es el principal combustible de cualquier colectivo, como el miedo es su principal freno. Iniciamos procesos de cambio en los que este rasgo del ser humano es obviado, ¿cómo serían estos procesos si, antes de realizarse, fueran analizados desde la perspectiva de los anhelos y los temores?

Hay quien dice que esto no son más que obviedades y, permitirme decir que lo obvio no por obvio es menos cierto.

Emociones que son auténticas palancas y emociones que suponen agentes bloqueantes de la productividad y la eficiencia, emociones que son generadores de estrés y emociones que generan orgullo de pertenencia.

Pensemos en la función del miedo para el ser humano: prepararse para la lucha (destrucción) o para la huída. ¿Vale la pena preparar al equipo y analizar los factores que llevan a este estado para, de este modo neutralizarlos?

¿Vale la pena analizar las ilusiones del equipo para potenciarlas y conseguir con ello un efecto catalizador de los esfuerzos que provoque un efecto multiplicador?

Afortunadamente ya con los más pequeños se están trabajando, algo que hace presagiar un futuro notablemente más halagüeño para nuestra sociedad, una sociedad en la que las personas hayamos aprendido a gestionar la emoción, a canalizarla.

¿Entramos a por ellas?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Emociones, Empresa, Equipos, Liderazgo, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .