Ego

QuevedoEscribió Francisco de Quevedo:

Érase un hombre a una nariz pegado,

Érase una nariz superlativa….

Y después de ver algunas actuaciones corporativas y docentes, me apetecería esbozar un poema a algo mayor (o menor, según como se mire) que una nariz. Creo que podría ser más o menos así:

Érase un hombre a un Ego imantado,

Érase una mujer que competía en su estupidez y osadía,

Érase un ser tan pequeño,

Que la persona ni tan solo lo veía.

Conforme más daba de comer a ese Ego,

Más y más gordo se tornaba

Mas no pensaba que de pura soberbia,

El ser poco a poco descarnaba.

Podríamos seguir, pero me temo que mis dotes frente al verso distan mucho de Quevedo o de mi poeta actual favorito, Joan Manuel Serrat, quien ya nos hablaba de “La aristocracia del barrio, lo mejor de cada casa”. En otro de los versos de la canción nos dice “qué se va a hacer, ha de haber gente pa todo”

Y así es como veo a esos Egos, lo mejor de cada casa, desbordando de puro gordo a ese maravilloso ser que yace dentro de él y al que hace cada vez más pequeño, cada vez más insignificante, escondido entre las máscaras de su Carnaval de vida particular, hasta que llegue una luz, quizás la de una pequeña llama, que le permita brillar.

Decía uno de los mejores profesionales que he conocido nunca, maravilloso profesor, que su sencillez venía, precisamente, de haber dado de comer, a ese pequeño bastardo, hasta hacerle reventar.

¿Te reconoces?, a mi se me parecía bastante, afortunadamente, en otra época. Hoy se hizo pequeño y me liberó.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Coaching profesional, Crecimiento, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Uncategorized, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .