La influencia del líder y la Inteligencia Emocional

FaroHace tan solo unos días teníamos el privilegio de contar, en el Master de Desarrollo Directivo, Inteligencia Emocional y Coaching de EAE BS en el que participo como docente, con la presencia de dos personas que forman parte de la dirección de sus respectivas organizaciones, en posiciones representativas y con gran poder de influencia.

Al conocer sus trayectorias en cierta profundidad, la verdad es que no me sorprendían sus experiencias compartidas y sus emociones al hacerlo, aunque me sigue sorprendiendo la influencia que tiene una persona cuando muestra su autenticidad, si quien lo recibe está preparado para ello.

No es nada nuevo, podríamos remontarnos al modelo de Salovey y Mayer (1990) divulgado por Goleman (1995), con la etiqueta de Inteligencia Emocional, como también podríamos ir hacia los Socráticos y la Mayéutica (450 a.c.), donde el Maestro (o líder), trascendía a través de la introspección del Discípulo a la hora de buscar sus propias respuestas. No habían consejos, tan solo buenas preguntas.

Y también podríamos irnos a una de las compañías multinacionales de mayor tradición: la Compañía de Jesús, creada en el meridiano del siglo XVI por lo que hoy llamaríamos su comité de dirección, compuesto por 10 personas, lideradas por Iñigo de Loyola, tal como nos relata Chris Lowney (2004)[1]

¿Qué tienes que ver los jesuitas en todo esto?, es simple, fijémonos que todos los casos expuestos van hacia, por lo menos, una parte de las competencias necesarias en un líder coach: el autoconocimiento y la fe en las personas a las que tienen el privilegio de servir, que no de mandar dado que el liderazgo es, esencialmente, servicio.

En el caso de la orden religiosa, no existían grandes planes estratégicos, pero sí una conciencia plena de quienes eran y cuál era su objetivo.

Aquellos primitivos dirigentes, eran conscientes de que su principal valor no eran sus propias competencias, sino la capacidad de identificar y revelar el valor que otras personas poseían, es decir, los líderes creando líderes más que seguidores o, en otras palabras, faros capaces de aportar luz para que otros brillaran por sí mismos.

Para poder realizar esa función, aún hoy, los miembros de la orden son conscientes de que necesitan un profundo conocimiento de ellos mismos, de sus luces y sus sombras y con un amor verdadero por ellos mismos y por el mundo.

Eso es lo que pudimos oír, si quisimos escucharlo, en las personas que nos hablaron. Nada nuevo, nada innovador, pero sí poco habitual en el mundo de la gestión: personas haciendo crecer personas, líderes que lo han sido cuando han sido capaces de relegar al ego y dejar salir su esencia. Gracias a los dos por tan valiosas aportaciones y gracias por ser como sois.

[1] Lowney, C. (2004). El liderazgo al estilo de los jesuitas. Las mejores prácticas de una compañía de 450 años que cambió el mundo. Barcelona: Granica

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Coaching profesional, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Liderazgo, Nuevo paradigma, Sociedad, Trabajo en equipo, Transformación, Valores, Vida, Zona de confort y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La influencia del líder y la Inteligencia Emocional

  1. Reblogueó esto en Conociéndonos -el cambio es posible-y comentado:
    Vale la pena compartir este artículo de un gran profesional para comprender mejor lo que siginifica “ser un buen líder” y los beneficios que puede representar para las personas que lidere.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.