¿Ser odioso o ser temeroso?

085007_1.tif. ** FILE **Legendary silent film actor/director Charlie Chaplin is shown in a scene from the 1940 film "The Great Dictator," his first film with dialogue, in this promotional photo. Chaplin plays the dual roles of a sweet-natured Jewish barber and a murderous Hitler-type dictator. Four of Chaplin's films "The Gold Rush," "The Great Dictator," "Modern Times," and "Limelight," are being released on DVD July 1, 2003, from Warner Home Video, as the first in a series of ten titles included in "The Chaplin Collection." (AP Photo/The Roy Export Company Establishment, HO)

085007_1.tif. ** FILE **Legendary silent film actor/director Charlie Chaplin is shown in a scene from the 1940 film “The Great Dictator,” his first film with dialogue, in this promotional photo. Chaplin plays the dual roles of a sweet-natured Jewish barber and a murderous Hitler-type dictator. Four of Chaplin’s films “The Gold Rush,” “The Great Dictator,” “Modern Times,” and “Limelight,” are being released on DVD July 1, 2003, from Warner Home Video, as the first in a series of ten titles included in “The Chaplin Collection.” (AP Photo/The Roy Export Company Establishment, HO)

Está ahí, en una posición que denota poder, que no autoridad. Vemos a una persona con una actitud altiva y desafiante, y solamente somos capaces de ver esos rasgos que nos envía su ego.

Tras esos personajillos, se esconde la persona brillante, audaz y también temerosa, siendo precisamente ese temor el que provoca la salida a escena de su personaje estelar.

Ocupa todo tipo de roles, ya sea en entornos organizacionales o en círculos de amistad. Estoy seguro de que ya has identificado a algunas de esas personas a las que tienes identificadas como las de mayor prepotencia de tu entorno, ¿ya?

Bien, ahora, miremos más allá de su mirada, seamos capaces de penetrar en su interior y ver lo que hay tras esa mirada gélida.

Es posible que haya mucho dolor, ira, resentimiento o simplemente miedo a no ser aceptada, es ni más ni menos que un ser humano, una persona con sus luces y sus sombras, aunque las más de las veces se empeñe en mostrar tan solo la parte oscura.

Si somos curiosos con ese ser, podremos llegar a abrir esas puertas aunque, para ello, deberemos mostrar una paciencia infinita y un buen número de desplantes e incluso ataques, pero recordemos que quien los hace es su guardián, el personaje creado para su defensa.

Todos nosotros, diría que sin excepción, habremos pasado en algún momento de nuestra vida por ese estado, nuestro personaje, nuestra mascara, habrá campado a sus anchas infundiendo no respeto sino temor.

Una vez admitido este último aspecto, indaguemos, exploremos en su interior, no nos dejemos amedrentar, ¿de qué se está defendiendo, qué miedos se ocultan tras el disfraz, cuáles son sus anhelos, sus ilusiones, sus sueños?

Podría ser la persona que nos dirige, un cliente, un proveedor, un tendero, un profesor, un alumno…no hay distinción. Está en nuestras manos permitir que ese ser se muestre tal como es, aunque para ello harán falta grandes dosis de generosidad y humildad a raudales.

Hagamos el ejercicio de personificar en lugar de cosificar, permitamos que el sentimiento aflore y recordemos que puede ser como una presa al límite, primero se abrirán grietas y empezará a fluir, luego es posible que se desborde y es precisamente ahí, dónde aparecerá el Ser que es y no el personaje.

¿Empezamos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Coaching, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Trabajo en equipo, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.