Personas

Niño en la nieveHace algunos días dupliqué la RAM de mi portátil, cambié su disco duro averiado y pensé en la maravilla que tenía entre manos, que bien funcionaba y que fiable era… hasta que vi una niña pequeña con facciones asiáticas, hablando en un catalán con fuerte acento mallorquín, y ahí me dí cuenta que la maravilla no son las máquinas sino los seres humanos que las construyen.

Venimos al mundo con nuestro disco duro casi vacío, tan solo con el sistema operativo, nuestro cerebro reptiliano, que nos permite ver, oír, respirar y tantas otras cosas y, poco a poco, sin darnos apenas cuenta, vamos adquiriendo las destrezas que nos permitirán ser personas autónomas.

Esa niña hablaba una lengua que, en otras circunstancias, le sería completamente ajena y su realidad, debida a una serie de causalidades, será del todo diferente a lo que su lugar de nacimiento había propiciado.

Pensemos en los cientos de miles de impactos que recibimos a diario y la pequeña parte que nuestro cerebro selecciona como útiles y que, por tanto, guarda en nuestra memoria consciente, sin que otros muchos queden desechados ya que quedarán guardados en nuestro inconsciente, a punto para ser rescatados en circunstancias muy concretas.

Pensemos ahora en un simple paseo por la playa y veamos los datos que nuestro cerebro analiza, contrasta y archiva, datos como temperatura, humedad, distancias, aromas, texturas…todos ellos datos que nos permiten construir la realidad del momento y hacerla agradable o desagradable, permitiéndonos entrar en estados emocionales específicos sin apenas percibir el proceso.

Olemos el perfume concreto de un guiso y nos lleva a recuerdos de nuestra niñez, vemos a una persona que nos resulta agradable y nuestro cuerpo empieza a segregar una serie de hormonas que nos predisponen al contacto social.

Esto es el cuerpo humano, la mayor de las creaciones, con un pensamiento racional o irracional, más potente que el más potente de los paquetes de software, capaz de adaptarse a las más complejas situaciones y sorprendernos a nosotros mismos.

Cuidemos el cuerpo y cuidemos la mente, nuestro envoltorio, nuestras esencia y nuestra emoción, ya que el tiempo es finito. Hagamos de esta la más increíble de las vidas, percibámosla en toda su grandiosidad y permitamos que sea en la medida que lo quiera ser, sin encerrarnos en cárceles de creencias que nos limitan y nos oprimen, condenándonos a una vida que no es tal.

¿Cuál es el pensamiento que hay en ti ahora?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Felicidad, Límites, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Personas

  1. Camilo José Perdomo Ramírez dijo:

    Nunca debemos olvidar que somos seres espirituales que vivimos dentro de un mundo material y no lo contrario.
    Camilo José Perdomo Ramírez.
    Colombia

    • koakura dijo:

      Hola Camilo,

      Lo que dices es un camino y no todo el mundo lo ve de inmediato sino que tarda años en llegar hasta él. La propia esencia, es un buen ejemplo de ese mundo espiritual.

      Gracias por tu aportación, un abrazo y feliz día

  2. ¿Cómo se podría eliminar la envidia y el sentimiento de posesión?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .