Riesgo

rosaEn muchos ámbitos de nuestra vida primamos estar en la zona de confort por encima de vivir una Vida que nos satisficiera más.

No hablo de irse al Everest (o sí), ni de bañarse con tiburones (o sí), una vez más hablamos de arriesgarnos, de asumir riesgos que descentran nuestra certidumbre, algo de lo que soy un profundo convencido y a lo que me ha llevado la reflexión sobre una frase de este artículo de La Vanguardia digital de ayer.

– ¿Su mayor error? – pregunta el periodista

– Quizás no haberme arriesgado más en algunos momentos de mi vida – contesta Joan Seoane.

Las más de las veces vivimos en una suerte de chapapote emocional que nos lleva al encefalograma plano, sin arriesgar, con un apego excesivo a lo que tenemos, a lo que creemos que somos, a nuestro status (¿status?) y al ansia de ser aceptados…al precio que sea.

¿Cómo serían nuestras vidas si asumiéramos algunos de esos retos que se nos presentan?, ¿cómo sería esta sociedad si se atreviera, ¡si nos atreviésemos!

¿Cómo sería el mundo que dejaríamos a nuestros hijos?, ¿cómo serían las organizaciones, las empresas, las instituciones, las universidades, si en lugar de ese olor a rancio, tuviesen olor a vértigo, a reto, a osadía?

– Ya tendré tiempo – suele ser una muletilla a menudo utilizada aunque, ¡ay!, no siempre es así ya que, como decía Serrat, la Parca puede estar agazapada en cualquier lugar esperando nuestro paso.

Vivimos en una sociedad en la que se le achaca a la suerte la consecución de unos objetivos que, en la mayor parte de ocasiones, han requerido iniciativa, pérdida de seguridad, esfuerzo, toma de decisiones, visión, renuncia…ya que solo entonces la suerte abre sus puertas.

Disfrazo mi cobardía de excusas de mal pagador: no puedo, no soy capaz, no sé lo suficiente, no es mi momento, no, no, no, cuando lo cierto es, como nos dice el investigador en su entrevista, que no tuve el valor de Ser o de Hacer aquello.

¿Cómo sería mi Vida mañana si realmente me atreviera a dar el paso?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Cambio, Coaching, Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Felicidad, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Trabajo en equipo, Transformación, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .