Valores, la brújula de mi vida

Hay múltiples definiciones de los valores, aunque tras darle vueltas creo que me quedo con una muy simple: “Aquella forma de vivir mi vida que me permite dormir tranquilo cada noche”.

Es posible que alguien encuentre el título de este post una frase muy azucarada, pero realmente, es lo que son para mi. El siempre genial Quino, fuente de inspiración y reflexión donde las haya, creaba este vídeo, de algo más de un minuto, en el que podemos ver lo que estamos haciendo con los valores en parte de nuestra sociedad actual:

Afortunadamente también hay personas que viven sus valores, no tan solo los enuncian, como también hay organizaciones que lo hacen, y la verdad es que este artículo de www.elconfiencial.com fue el que inspiró estas líneas.

¿Qué hace que un ejecutivo como Javier Chércoles sea capaz de defender sus principios hasta el punto de ser apartado de la empresa?, ¿qué hace que una persona o un conjunto de ellas tenga la fortaleza de Ser ellas mismas, por encima de las circunstancias?

La respuesta que me llega es sencilla, aunque no simple: “vivir la vida en coherencia conmigo”.

Tan solo debemos fijarnos de dónde sacamos la fuerza en empresas imposibles, de dónde sale ese chorro de energía capaz de transformar nuestra vida: de nuestros valores, de vivirlos en todo momento, de ser fieles a ellos más que a una vida pretendidamente más fácil porque, al final, la vida se torna notablemente más compleja cuando los pisoteamos.

Recuerdo, hace muchos años, entrar en una empresa del sector metal y, en la recepción, leer un cartel que gritaba: La Calidad es nuestro principal Valor, y esta es la frase literal. Tan solo hacía falta echar un vistazo para ver como la mitad de las bombillas estaban fundidas y una buena parte de las estanterías de vidrio, cuarteadas.

Un día tuve la fortuna de trabajar en un equipo de dirección en el que vivíamos estos valores y debo confesar que fue la etapa de mayor crecimiento personal y profesional, y todo gracias a nuestro líder, a quien no le amedrentaba enfrentarse a quien fuera por defender nuestros valores y nos animaba a hacer lo mismo.

Los valores en la organización en la que estás, ¿se viven o solo se enuncian?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Esencia, Felicidad, Límites, Liderazgo, Life Coaching, Sociedad, Trabajo en equipo, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Valores, la brújula de mi vida

  1. Cuca V. dijo:

    Me ha encantado tu post. Hace poco publiqué también sobre los valores porque la coherencia y la autenticidad de las personas que viven sus valores en todos los aspectos de su vida es un ejemplo a seguir. Y lo hemos visto últimamente con líderes políticos que han dicho me voy por no coincidir sus valores con lo que representaban.
    A ver si cunde el ejemplo.

    • koakura dijo:

      Hola Cuca,

      Al final, vivir tus valores significa, ni más ni menos, dormir tranquilo por las noches, ir con la mirada de frente y sentirse alineado con uno mismo, por duras que pudieran ser las circunstancias. Es bueno que esos líderes políticos hayan dimitido, la lástima es que no sean legión, pero cada cual toma sus decisiones y al final estará ante el más implacable de los jueces: no mismo, ¿hay mayor premio o mayor castigo?

      Gracias por tus palabras, un abrazo y feliz sabado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.