Siempre comparando

Una vez más el post del fin de semana arranca con el visionado de este vídeo de algo menos de 4 minutos que te prometo intensos por el mensaje del mismo:

…Y ahora, tan solo algunas reflexiones en forma de pregunta:

  • ¿Qué hace que siempre estemos tan pendientes de los otros?
  • ¿Cómo sería nuestra vida si nos aceptáramos como somos y lucháramos por la persona que queremos ser?
  • ¿Con qué profundidad conocemos la vida de aquella persona que envidiamos?

Demasiado a menudo nos comparamos, entramos en absurdas competiciones que no nos llevan más que a la frustración y al dolor, ignorantes de unos valores intrínsecos que anidan en nuestro interior y que no nos molestamos en buscar porque, ese camino interior, es intrincado y complejo, además, requiere un esfuerzo emocional que quizás no estemos dispuestos a hacer.

En este caso, la envidia por lo que el niño piensa que es una vida mejor, hace que solo se fije en los signos externos y, por el contrario, el otro niño, acepta su situación y, cuando se produce el cambio, sabe también disfrutar de ello.

El cuento sufí nos pregunta ¿qué es bueno y qué es malo?, y es que el prisma con el que miro la vida del otro, es quizás incompleto o está limitado en el tiempo.

¿Cuáles son los zapatos que hoy ansías?

¿Qué hay en ti de lo que te sientes verdaderamente orgulloso? ¿En qué tienes un don especial y cómo puedes sacarlo más?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Felicidad, Liderazgo, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Siempre comparando

  1. josepserracots dijo:

    El vídeo es muy fuerte pero es lo que hacemos sin reflexionar. Cuando envidiamos a alguien, lo envidiamos en una parte, la que conocemos, la que no conocemos no nos interesa.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      Me inclino por pensar que la persona a la que más podemos envidiar es a nosotros mismos aunque, para ello, primero tenemos que conocernos en la máxima profundidad.

      Un abrazo, gracias por tu aportación y feliz domingo

      • josepserracots dijo:

        Para ésto deberíamos llegar a la pureza del conocimiento y esto es muy difícil. Me conformaría con tomar conciencia de lo mucho que tenemos y dar gracias por ello.

        Abrazos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .