La disculpa y el perdón

Nelson Mandela en prisiónLeía no hace muchos días, una disculpa a través de las redes sociales, de una persona hacia un grupo de ellas. Lo primero que me sorprendió fue su contundencia al afirmar que se veía obligado a hacerlo, es decir, que esa disculpa, no nacía del corazón si no de la rabia o, al menos, esa era la sensación que en mi provocaba su lectura.

La verdad es que al leerla el sentimiento que me invadió fue el de la tristeza, tristeza por ver la inquina de la persona que lo escribía, por ver su incapacidad de arrepentimiento, y es que sin arrepentimiento, es imposible que se cree esa comunión entre ofendido y ofensor que permita el olvido de la ofensa.

La disculpa requiere de un arrepentimiento sincero, salido directamente de nuestro corazón, que permita la aceptación desde el receptor de la disculpa que lo convertirá en perdón y permitirá que empiecen a restañarse las heridas producidas, sean superficiales o profundas.

Tal como lo veo, deben haber dos elementos fundamentales en la petición de perdón:

  • Arrepentimiento sincero de lo realizado.
  • Deseo de sanar el dolor provocado

En caso contrario el efecto provocado será, precisamente, el contrario. Aquí no valen excusas de ningún tipo, ni circunstanciales, ni ideológicas ni de tipo alguno; simplemente la petición y la espera de un perdón que en ocasiones puede no producirse.

Quizás el máximo exponente de ese perdón, pudiera ser el del líder sudafricano Nelson Mandela, quien tras un cautiverio de 27 años, supo perdonar a sus carceleros, pero no podemos olvidar a nuestros vecinos, a nuestros hijos, a nuestros amigos, que saben perdonar en el dolor.

Y es que incluso desde una perspectiva egoísta, la herida no puede empezar a cicatrizar hasta que no llega el perdón, quedando la herida abierta y supurante de la más amarga de las bilis: la del odio y el resentimiento.

Nuevamente, no es ni fácil ni rápido y, posiblemente, no podamos llegar a perdonar, pero el ejercicio de considerar tan solo la posibilidad, nos hará crecer.

Del mismo modo, la disculpa escuece y aturde el pensamiento del ego, insaciable en su búsqueda del brillo personal que nunca se equivoca. Tan solo cuando la disculpa nace, la soberbia muere un poco.

¿podrás perdonarme?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Felicidad, Liderazgo, Life Coaching, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La disculpa y el perdón

  1. Marta Esteve dijo:

    Jordi! Este post es muy muy profundo, nivel avanzado. Pero creo que el mundo iria mejor si fuesemos capaces de considerar la posibilidad del perdón.

    Me lo voy a imprimir para releerlo a ver si consigo crecer !!

    • koakura dijo:

      Hola Marta,

      Si fuésemos capaz de considerarlo y aparcar odios y resentimientos, sin duda alguna las cosas serían muy diferentes. La buena noticia es que eso depende solo de cada uno de nosotros y es que, si empiezo yo, mi entorno va a contagiarse y actuar de un modo similar, ¿vale la pena?, eso depende del mundo que queramos.

      Muchas gracias por tus palabras y tus reflexiones Marta, un abrazo enorme de año nuevo y feliz día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.