Esperanza, un cartel junto a ti

Esperanza. Velas en escaleraMe cuentas y te miro a través de tus propios ojos, y lo que veo es apocalíptico, negro de pura oscuridad, denso, nauseabundo, espeso; te pregunto ¿Qué es? Y tu me contestas que eres tu, en toda tu mezquindad, en toda tu bajeza, puro estiércol.

Cuéntame más, te digo, y tu prosigues. Este es el camino del que no puedo salir, oscuro, tortuoso, inseguro, opresivo, como si un puño me estuviera apretando el alma; intento desviarme, tomar un atajo, pero se torna imposible y retorno una y otra vez al mismo punto.

Es como si estuviera en una ciénaga en la que, contra más me muevo, más me hundo, me explicas con un quejido que sale de tus entrañas. Cuéntame más, te digo, ¿como es esa ciénaga?,¿quién hay en ella?. Y tu contestas, es oscura y nauseabunda, preñada de los peores temores, de las más oscuras aguas, de los lodos más grumosos, en los que habitan los seres de todas mis pesadillas.

¿Qué ves en ellas, en tus pesadillas?, veo mi vida desfondada, viviendo sin un norte, sin un objetivo, dejándome llevar, pisoteando mis valores, tus sonrisas y las mías, sus alegrías, ya sin sentido, deslavazadas en el vertedero. Negro, todo negro

Y ese negro, ¿qué más ves en él? –pregunto con curiosidad- Veo la noche, y eso me lleva a una estrella, ¡espera!, es una estrella brillante, luminosa en la oscuridad de la noche, veo la vida de los seres de la noche, necesitados de iluminar ellos mismos sus caminos, de encontrar sus propios destinos –me contestas con una energía que parece renovada-.

¿Qué tienen para ti sus destinos? –insisto- tienen esperanza, incierta, es verdad, pero esperanza al fin, y tienen también confianza, confianza en el manto de la noche, un manto que también arropa y que anuncia la salida de la luz, franca compañera de ella misma –prosigues-

Y allí, al final, veo a alguien –dices-; sí, es una figura tendida en el suelo, descansando, o quizás dormida. Avanzo hasta ella y el olor nauseabundo desparece y se torna frescor, el frescor de la mañana, húmedo y fresco, vida en sí misma. Es el final del túnel, soy yo, ya sin mis miedos, sin la putrefacción de mi mezquindad, ya vencida.

A mi lado, un cartel, ESPERANZA.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Felicidad, Life Coaching, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .