Humildad

Sencillez. Gota de aguaUna tarde de un día cualquiera en una cafetería cualquiera, de aquellas acogedoras, con una persona a la que conocí hace un año aunque se diría, por el nivel de sintonía y complicidad, que conozco desde hace más de una vida.

Hasta aquí, quitando una infusión de un sabor, textura y olor incomparable, todo muy normal: la charla entre dos amigos. Lo que ya no es tan normal es que esa conversación de cafetería, vaya profundizando en el Ser en general y, más particularmente, en el suyo y en el mío.

Hablamos de valores, de los tan cacareados valores, hasta que surge un término de compleja definición: humildad; ¿algún voluntario para definirla sin utilizar el diccionario?

Y ahí es dónde el impacto es fuerte. “cuando me declaro humilde, es como si en el tablero de juego volviera a la casilla de salida”

¿Qué nos dice esa frase?, para mi llega cargada de significado porque declararse tal, implica pretender estar en un peldaño por encima y, por tanto, eso implica soberbia, ¿o quizás no?.

Sí, ya sé que los coaches tenemos la costumbre de la pregunta y, en este caso, como en casi todos, me es más útil ésta que la respuesta, puesto que me permite explorar en mi interior y ver cuántas capas de soberbia quedan todavía por aflorar.

Si me permito hacer un paralelismo con un término que considero primo hermano, me voy hacia la generosidad y, cuando la veo voceada, impresa y en primera página de mis logros, intuyo que no es tal si no tan solo un sucedáneo de ella que más persigue mi propio logro que el de mi vecino.

Intuyo que el día en que tenga estos temas resueltos, me habré acercado más a aquello que considero sabiduría y que tampoco hoy me atrevería a definir, aunque siento su percepción, como concepto que no como posesión, en mi interior.

En ocasiones, retazos de charla entre amigos pueden llegar a lugares bien profundos de nuestra esencia. En este caso fue la percepción de humildad y, lo curioso, es que llegué a casa con una plena sensación de serenidad, quizás porque justo en aquel momento, la humildad andaba buscando su sitio en mi hogar interior.

¿Seré capaz de encontrarla algún día?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Felicidad, Liderazgo, Life Coaching, Sociedad, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.