In memoriam Jon Zárate

Camino interiorHoy se ha ido una de las personas más grandes que he conocido, grande en su humildad, grande en su generosidad, grande en su amistad y conocimiento. Jon Zárate ha muerto y, desde estas líneas, envío el más sincero de los abrazos a su familia.

Corría poco más o menos la primavera de 1998 cuando nos conocimos y en seguida conectamos. Pasarían cinco años hasta que empezáramos a trabajar juntos, pero siempre mantuvimos el contacto, un contacto de amigos, confidentes y colegas aunque, a fuer de ser sincero, no tenía demasiados amigos que llamaran el 31 de diciembre a eso del medio día para felicitar el año nuevo tras un baño en la playa de la Concha, con una temperatura que hacía tiritar al propio teléfono.

La verdad es que discrepábamos en algunas cosas, pero no en las esenciales, la importancia de la familia, de unos valores como la honestidad y el sacrificio, de la relatividad de las cosas, del amor por la diversidad, por la buena mesa, por compartir el conocimiento y la experiencia.

Siempre estaba dispuesto para la confidencia, para echar una mano, para estar junto a quién lo necesitaba, no importaba el día ni la hora, ni haber tenido algún desencuentro reciente o lejano, siempre estaba ahí ofreciéndote su escucha, comprensión y cariño.

Hoy, allá dónde vayamos al final del camino, están de suerte, como lo estuvimos los que lo tuvimos como jefe, compañero, amigo, colega o maestro. Aquí sentimos un gran vacío, el que dejan las personas a las que queremos cuando nos dejan físicamente, aunque siempre estará en nosotros.

En septiembre del año pasado un pequeño grupo tuvimos la suerte de compartir mantel y fogones con él y, como siempre, Gaztelubide se convirtió en nuestro pequeño teatro, el teatro en el que dejábamos los personajes fuera y nos centrábamos en ser quienes somos.

Gracias Jon, gracias por habernos permitido estar a tu lado y por estar al nuestro.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento, Emociones, Esencia, In memoriam, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a In memoriam Jon Zárate

  1. Pingback: Escribirte una frase al oído | koakura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .