Roles fantasma

Fantasma– No nos explicamos el por qué de todo esto, hemos hecho los cambios que consideramos importantes, en procesos, en personas, incluso en elementos físicos y, sin embargo, no conseguimos salir de este estancamiento –

Esta podría ser la confidencia de un directivo de una empresa cualquiera, de un sector cualquiera, en cualquier momento, ya que es una conversación que puede producirse sin importar ninguno de los parámetros en los que hayamos centrado nuestro análisis, ¿qué ocurre entonces?

¿Qué es lo que ocurre cuando todo sigue igual tras haber realizado importantes cambios?.

Posiblemente hayamos descuidado considerar lo que Mindell (2004), dio en llamar el Rol fantasma, un rol, tan presente y condicionador como el resto de roles de un equipo o sistema, aunque con una singularidad muy característica: no existe. – ¿Pero como puede estar presente sin existir? – os preguntaréis.

Son aquellas personas, aquellos roles, que ya no están corporalmente con nosotros pero que aún influyen en la cultura del colectivo. Podríamos hablar de aquél compañero que fue despedido, aquel CEO que tan buen o tan mal recuerdo nos dejó, aquel colega que desapareció en un desgraciado incidente… en resumen, cualquier persona que, aún sin estar ya entre nosotros, sigue impactando notablemente en la forma que tenemos de hacer las cosas.

– ¿Cómo puede ser que el recuerdo de Mendioca aún nos condicione de tal modo? – pues es sencillo, las cosas siguen haciéndose del mismo modo, como aquel pescado que se cocinaba cortando la cabeza y la cola porque sino, no sabía igual cuando, la verdad, era que la abuela lo preparaba así porque no le cabía entero en la antigua cazuela.

Trabajar esos roles fantasma, despedirlos, quedarnos con lo que de bueno nos aportaron y despedir aquello que tan negativamente nos condicionó, nos ayudará a realizar ese tránsito que tanto nos está costando, aunque es importante que el equipo en pleno participe, que afloren los sentimientos relativos a él y se haga limpieza de los hábitos poco saludables que pudieran quedar.

¿Cuántos fantasmas guardamos aún en el armario de nuestra organización, de nuestro sistema?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching profesional, Empresa, Equipos, Nuevo paradigma, Uncategorized y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .