¿Enseñanza o aprendizaje?

DescubrimientoTe voy a dar feedback de tu presentación (cambiar esto por reunión comercial o lo que convenga en cada caso) – le dice el coordinador del equipo a su colaborador – Has hecho esto y esto bien, fallando en aquel aspecto y en el de más allá –

El colaborador asiente, unas veces con cara de circunstancias, otras con verdadero interés y, en cualquier caso, le han dado el trabajo hecho, impidiendo la riqueza del aprendizaje. Le han enseñado, pero eso no garantiza que haya aprendido.

Ahora, veamos ese mismo ejercicio desde la supervisión: tras esa presentación, reunión o lo que sea, el coordinador le pregunta al colaborador – ¿cómo te has sentido ahí? , ¿qué has aprendido de ello?, ¿de qué te sientes especialmente orgulloso? ¿qué podrías haber hecho de otro modo? ¿qué harás diferente la próxima vez? –

Podemos observar que en el segundo caso, el maestro lleva al Discípulo a sus propios descubrimientos a través de las preguntas abiertas, estirando de cada una de las respuestas y profundizando en ellas a fin de obtener el máximo aprendizaje posible. Ahí hay análisis, reflexión y extracción de conclusiones, algo que falta en ese feedback tradicional, en el que el colaborador es un sujeto pasivo.

Es cierto que el segundo de los caminos es más incierto e, inicialmente, nos puede hacer sentir más inseguros, como lo es que provoca un crecimiento en lugar de una limitación. De algún modo, provocamos en la persona una exploración en su actuación de la que carece la primera de las opciones y obtenemos su forma de ver las cosas, posiblemente distinta a la nuestra, algo que me permite inferir que también yo como maestro, obtendré valiosos aprendizajes.

Cuándo confiamos en el potencial de las personas a las que acompañamos, nos atreveremos con esa tipología de supervisión, de lo contrario, nos limitaremos a hacer apuntes en función de nuestro mapa mental. Se trata tan solo de confianza y valor, confianza en el otro y valor en mi para moverme fuera de mi zona de confort.

¿continuamos con los estilos tradicionales de gestión de los últimos años o vamos a la innovación socrática de hace 25 siglos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento, Crecimiento personal, Empresa, Liderazgo, Life Coaching y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Enseñanza o aprendizaje?

  1. Pingback: ¿Enseñanza o aprendizaje? | koaku...

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.