Del blanco y negro al Arco Iris

Arco Iris Barcelona puertoHoy comía con quien empezó siendo un cliente de coaching personal y se ha convertido en un buen amigo.

Si miro hacia atrás, ya hace algunos años, veo una transformación consistente en él, no hablo de cambio, hablo de transformación exterior, pero también interior. – ¿Cómo estás? ­– le he preguntado y su respuesta no se ha hecho esperar – me siento en paz, tranquilo, sereno, viviendo un momento de plenitud –

Hace unos años él se sentía un hombre gris, cuyo mundo vivía en blanco y negro, pese a ser una persona brillante, creativa y tremendamente inquieta. Él mismo se definía como un hombre gris, de traje gris, corbata gris y zapatos negros, ¿qué cambió entonces para sentir que vive ahora una vida que compara con un Arco Iris?

En las sesiones que estuvimos realizando, hizo un auténtico viaje interior, entró en todas aquellas cavernas en las que no había tenido la curiosidad o el coraje de asomarse, vio cosas que le gustaron y cosas que le repelieron, pero todas ellas tenían una parte de él, y ahí empezó el cambio, con la aceptación.

Conforme íbamos charlando, iba percibiendo ese estado de plenitud que él manifestaba, se le veía en la mirada, en sus manos, en toda su gestualidad. Le pedí escribir estas líneas y solo me puso una condición: que hiciera lo posible porque su lectura pudiera serle útil a alguien y que no fuera identificable, lo que así hago.

El catalizador de su cambio, tal y como él mismo exponía, estuvo en una de las sesiones, en la que le pedí que pensara en grande y le lancé el reto de ser él mismo a la hora de realizar determinada acción, algo que le cortó la respiración en aquel momento puesto que era muy colorido lo que le estaba pidiendo y gris la imagen que tenía de sí mismo.

Y lo hizo, pensó en grande y actuó en consecuencia. Algo que en su momento supuso salir de su zona de confort de un modo importante y le dio la visión suficiente para continuar por ese camino.

Hoy puedo garantizar que su mundo es multicolor, ¿Qué hizo que fuera así?, tener el coraje de adentrarse en los rincones más oscuros de sí mismo, tomarse el tiempo necesario para hacerlo y atreverse a salir de forma continuada de su zona cómoda.

Alguien decía que las cosas se consiguen sin esfuerzo pero, la verdad, no acabo de verlo claro, creo que aquello que nos transformará no es fácil ni rápido y requiere altas dosis de compromiso con uno mismo.

¿Iniciamos ese camino interior?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Límites, Life Coaching, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Del blanco y negro al Arco Iris

  1. josepserracots dijo:

    Pasar del blanco y negro al color no es tan fácil como cambiar de televisor. El camino es más largo y parece que nunca llegas al final de él.

    Entiendo perfectamente el cambio de tu cliente y seguramente se repetirá más de una vez, ¿por qué no me ocurrió antes?.

    Saludos

    • koakura dijo:

      Josep,

      El camino, como siempre, no es fácil, ni rápido, ni está exento de sufrimiento. Es cuando decides aparcar tus miedos, gestionarlos, sacar de tu interior toda la fuerza cuando consigues transitar a ese Yo interior y empezar a Ser.

      Mi cliente no lo hizo en unas semanas, tardó unos cuantos meses, y hoy disfruta de una vida que me atrevo a catalogar de plena, viendo el pasado como una parte del camino que quiso pasar para llegar al punto en el que está hoy.

      Gracias por tu comentario, un abrazo fuerte y feliz tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.