De la enfermedad y la Vida

polseres-vermelles manos unidasAyer hablaba con un amigo cuyo cuerpo le ha frenado el ritmo trepidante que llevaba, esta mañana, al abrir mi teléfono móvil, encontraba el mensaje de otro buen amigo cuya enfermedad se ha reactivado y, en ambos, un denominador común: las ganas de lucha y el replanteamiento de algunas cosas.

En estos dos últimos años han habido a mi alrededor varias personas, muy allegadas, que se han visto golpeadas por la enfermedad, una de ellas murió y el resto salieron adelante con no poco esfuerzo y muchas ganas de vivir y de replantearse situaciones, vivencias y caminos que habían sido vistos bajo un prisma que ya no les satisfacía.

Necesitaba escribir estas líneas, compartirlas además, en una reflexión que necesito con urgencia.

Algunas de las personas a las que aludo, han tenido algún aviso de su cuerpo, un grito sordo al que no hicieron caso pero, otras, llegaron a la consulta del médico con una carraspera, un pequeño bulto o un catarro mal curado, para salir con un diagnóstico impactante para ellos y sus más allegados.

Soñamos un mañana, vivimos en la añoranza de un pasado cuyo recuerdo parece mejor, olvidándonos que el momento que vivimos es realmente el ahora, ni el ayer ni el mañana.

En demasiadas ocasiones dejamos para mañana esa llamada, esa sonrisa, ese llegar a casa a una hora razonable para estar con quien nos espera, o para ir en busca de aquellas personas a las que añoramos… demasiadas concesiones a otros y pocas para nosotros.

Quiero dar ese beso, hacer esa llamada, pedir ese perdón de corazón, perdonar aquella ofensa, pasar esa tarde con mis hijos saltando charcos, o quizás poniéndonos perdidos de chocolate.

Cuando sea la hora de hacer balance, quiero llegar con la sensación de no haber desperdiciado ni un segundo, de no haber dejado tareas esenciales por hacer, de haber dicho todo lo que quería decir y abrazado todo lo que quería abrazar.

Mañana puedo no estar pero hoy sé que estoy e intuyo quien soy, así que nada mejor que dejarme Ser.

¿Lo dejamos para mañana o empezamos a vivir hoy?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Crecimiento personal, Emociones, Esencia, Límites, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .