Mi querida tristeza

Lula llora de emociónEs tristeza, ha llegado, la reconozco, es como un puré, denso, espeso, pero necesario para mi Ser, porque no sería si no sintiera tristeza, como no sería si no sintiera alegría, plenitud, ira o miedo.

Quiero sentirte, emoción, y quiero sentirte en toda la intensidad con que quieras llegar a mi, sin temor a que te muestres, a que seas, a que me acompañes. Una amiga me decía que tenía miedo a sentir tristeza, a caer en una depresión, pero huir de ella, no es si no postergarla y agrandarla, hasta que un buen día surja de forma incontrolada y me inunde en su pasión llevándome, entonces sí, a la temida depresión.

La emoción reprimida es como un gas a presión, sabes que podrás aguantar, pero no sabes hasta cuando y, cuando lo sabes, ya es demasiado tarde, porque ya está ahí, y entonces notas el golpe, con toda su fuerza, con toda su contundencia.

No soy débil por sentirla, soy débil por reprimirla, por no dejarla salir a borbotones cuándo tanto lo necesita, y es que un día saldrá y lo hará como la lava de un volcán, destruyendo lo que encuentre a su paso.

Me tomo mi tiempo y la siento, siento la tristeza, me dejo abrazar por ella, dejo que transite por mi Ser, que me arrope, que me meza, y también la dejo marchar, no permito que se quede porque entonces me secuestrará y tan malo sería reprimirla como dejarla quedar.

Las emociones no son ni buenas ni malas, simplemente son, en toda su intensidad según el momento; pueden ser agradables o desagradables, dejarnos abatidos o energizados, pero son estímulos que nos aportan grandes dosis de información que nos ha de resultar muy útil para saber qué palancas son las que nos mueven en nuestro interior.

No reprimas la lágrima que habrá de limpiar esa mancha en tu interior, como no reprimas esa carcajada que busca ventilar tu esencia.

Decir hola y decir adiós, acoger y despedir cada una de las emociones que me visitan, viviendo cada una de ellas en la plenitud en que me sea dado vivirla, obteniendo de cada una de ellas la información que trae para mi, sin desperdiciar ninguna, aceptándolas todas.

Mi sentimiento ahora es de serenidad interior, de paz, pero eso es ahora, ¿dentro de un momento?, no lo sé, habrá que ver.

¿Te permites sentir la emoción?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Life Coaching, Nuevo paradigma, Sociedad, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.