El ser ha muerto, viva el Ser

Imagen distorsionada espejoUn buen día te das cuenta de que no eres tu el que está dentro de tu cuerpo y no, no es que sea un Alien que lo ha ocupado o un demonio te haya poseído, es la misma persona la que ha permitido que un conjunto de marionetas, tomen posesión de él.

Te miras al espejo y no reconoces tu reflejo, quizás sí en su apariencia externa pero, cuando miras más allá de tus ojos, te das cuenta de que, cual vampiro, tu imagen ha desaparecido.

Ese es, posiblemente, el momento de mayor gloria de un ser humano: darse cuenta de que no está viviendo su vida si no la vida que cree que los otros quieren que viva para aceptarle en la tribu, para amarle, para quién sabe qué.

El agotador camino de quién se sabe cambiante según la situación, de quien opina blanco en un momento y negro al siguiente, o azul, o rojo o verde o, aquello que opine la mayoría, por tan solo unas migajas de afecto.

Y en ese momento, sientes el cansancio de toda una vida de opereta, de pasar siempre a los demás ante nuestras necesidades, de ocupar la última posición en nuestra lista de prioridades, de mirarnos y sentirnos como un trapo sucio, sin apenas valor alguno.

Cuando tomamos consciencia de ese momento, es cuando empieza a surgir de nosotros nuestra esencia, sin mayores temores, porque la única aceptación que buscamos entonces es la propia, la que nos hace volver a mirar ese espejo y reconocer en su reflejo a alguien a quién teníamos casi olvidado.

Ahí es cuando nos oímos decir no, cuando empezamos a ponernos en el primer lugar de nuestra lista de prioridades cuando, en fin, empezamos a ser conscientes de nuestra enorme valía y de nuestro aún mayor potencial, es el momento de retornar a nuestros valores, a vivir una vida alineada con ellos.

Es realmente un día grande cuando sepultamos los personajes que han usurpado nuestro yo y dejamos renacer ese ser brillante que llevamos dentro, todos sin excepción.

Si empezamos a vivir de acuerdo a nuestras creencias, podremos ver ese nuevo ser apareciendo ante nosotros, con toda su fortaleza, dejando querencias que no eran tales por el camino, pero abrazando otras que no tendrán precio.

¿Empezamos a ser los primeros de nuestra lista, a Ser en lugar de ser?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Life Coaching, Nuevo paradigma, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.