Gracias a Recursos Humanos

rosaEsta semana pasada, varios amigos y amigas, tenían en sus agendas profesionales un tema principal: comunicar a una serie de personas en toda España que en el futuro no iban a estar en la organización en la que trabajaban. En algún caso se les pedía que, al acabar, hicieran lo propio con ellos mismos y cerraran la puerta por fuera.

Días aciagos, sin duda, pero conociendo a estas personas, la idea que me vino es que ellas sabrían hacer algo más llevadero el disgusto que en la gran mayoría de casos se iba a producir, y digo en la mayoría porque también los hay para los que ha sido un verdadero regalo.

Es igual los nombres que tengan estas personas y las organizaciones en las que están, algunas eran organizaciones industriales, otras de servicios, unas nacionales, otras multinacionales o de capital foráneo, unas grandes, otras pequeñas, a fin de cuentas, el tipo de organización es lo de menos.

No os hablaré de ángeles, pero sí os hablaré de profesionales a los que ahora les ha tocado bailar con esta circunstancia y, en los casos que os enuncio, ha sido una suerte que fueran ellos los encargados de gestionar estas desvinculaciones, ya que han sabido hacerlo sin herir, cuidando a la persona e incluso acompañándola en el inicio del resto de su vida.

Son seres denostados en ocasiones, cuando deberían haber sido puestos  como ejemplo de la gestión de crisis. Me diréis que a fin de cuentas es lo mismo, pero creerme si os sigo que esto no es así, que no es igual recibir un sms con el aviso de rescisión de contrato, que recibir el soporte de un profesional que sabrá dar algunas orientaciones.

Estas personas se han quedado para hacer ese trabajo. Un profesor me decía, hace muchos años – si no lo haces tu lo hará otro – pero ignoraba que ese otro, posiblemente no lo haría con el mimo y la comprensión que la situación merece.

Sirvan estas líneas de homenaje a esa serie de personas que, con su actitud y actuación, están haciendo algo más llevadero un momento cuya crudeza es evidente, las personas que están en esos departamentos mal llamados de Recursos Humanos.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Nuevo paradigma, Sociedad, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .