Pasión

padre e hijoEsta semana he tenido la gran suerte de sentir pasión y ver pasión, porque eso es Vivir y ver vivir la Vida, más que verla pasar desde la muerte en vida, es vivir con el arco iris más que hacerlo en blanco y negro.

La pasión tiene mucho que ver con nuestra esencia y con la forma que tenemos de querernos a nosotros mismos y a aquello en lo que invertimos nuestro quehacer. Ahí es donde los filósofos y los físicos nos podrían hablar del Notiempo, es decir, aquel espacio de 24 horas que transcurre en apenas unos minutos.

Cuando hablamos de pasión hablamos de un volcán interior a la par que hablamos de un inmenso sentimiento de plenitud. Un cúmulo de aspectos físicos acompañan a este estado psíquico, el brillo en los ojos, la palpitación rápida, la posición corporal, la presencia… es fácil identificar esa pasión cuando está presente, es la que encontramos en unos ojos enamorados, en los dedos que se funden con las teclas de un piano o en el maestro que vive directamente esa clase de historia, trasladando a sus alumnos a la toma de la bastilla.

En ocasiones nos preguntamos en que se distinguen aquellas personas o colectivos que consiguen resultados extraordinarios, de aquellas que se quedan tan solo con el cumplimiento, eso sí, del objetivo marcado. Tal como lo veo, el ingrediente es la pasión, por que la técnica, la entrega y el proceso, es necesario pero no suficiente.

¿Qué es lo que hace que nuestros miedos se diluyan, que los obstáculos desparezcan, que los límites se tornen, simplemente, fronteras de antaño?, pasión, simple y compleja pasión, por que los deseos personales exceden a la obligación, a las órdenes, al proceso o a las instrucciones.

¿Por qué los equipos siguen e sus líderes en las más adversas circunstancias?, porque ven la pasión en sus ojos, en su esencia.

Podríamos pensar que eso solo ocurre en las grandes gestas pero, ¡que lejos andaríamos de la verdad!!, cuando visualizamos el fin último de lo que hacemos, surge esa pasión, sea cual sea la actividad que realicemos, ya sea barrer una calle, coser unas rodilleras de un pantalón, cocinar una pasta para nuestros hijos, operar a corazón abierto a un enfermo o escribir las primeras páginas de nuestro libro.

Seamos capaces de vivir en la pasión, vivamos cada momento como si fuera el último. Si nos dejamos fluir, veremos como somos capaces de vivir en ella y, para ello, nada de lo externo nos acompañará, es tan solo, una actitud ante nosotros mismos.

¿Vivimos?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Liderazgo, Nuevo paradigma, Sociedad, Uncategorized, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Pasión

  1. Cuánto me ha gustado leer este post. Cuando me siento yo es cuando me apasiono por lo que hago. Es el mayor valor, la mayor recompensa, esa intensa plenitud interior que no se puede describir más que con frases que sólo permiten acercarse, en una parte, a lo que el corazón vive en ese momento. Gracias por plasmarlo tan fácilmente.

    • koakura dijo:

      Hola Lídia,

      Muchísimas gracias por tus palabras, la verdad es que la pasión es el elemento esencial para que el tiempo se detenga y pasemos a vivir el Notiempo, en esa sensación de plenitud indescriptible.

      Un abrazo grande y muy feliz día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .