Confianza: el aumento de los resultados del equipo

confianza los miserablesQue soy un absoluto convencido del trabajo en equipo no es ninguna sorpresa, aunque a veces la actuación sea muy individual…no podemos olvidar que formamos parte de diversos sistemas y que todos ellos necesitan de nosotros para existir.

Hoy quería plasmar algunas experiencias referidas a una competencia imprescindible en el devenir de un equipo de alto rendimiento: la confianza.

Hace algún tiempo, trabajé con un comité de dirección cuya relación podríamos catalogar de muy buena, sin conflictos por resolver ni agendas ocultas que estuvieran pervirtiendo su trayectoria con lo que, a priori, deberían sonar como una orquesta, pero esto no llegaba a producirse y la inquietud de su líder era patente; no acababa de entender la razón por la que siempre había algún elemento que perdía el tempo de la pieza, todo y ser personas técnicamente impecables y buenos gestores.

En algunas de sus conversaciones, salió a colación el término confianza y empezamos a trabajar sobre él. Su definición venía a ser, poco más o menos, el comportamiento predecible de cada uno de los miembros, sin duda, una acepción acertada del término, pero quisieron profundizar más, algo que resultó ser la llave de la caja de sus limitaciones.

Al final, conseguimos enunciar una nueva definición que consistía en poder mostrar sus facetas más vulnerables, sin temor a que el resto de compañeros lo utilizaran en su contra.

Su sensación era que no tenían tal temor pero, profundizando en su análisis como sujetos y como colectivo, tomaron consciencia de que, aún y sin tener temor al respecto, no se mostraban vulnerables ante el resto, en parte por falso pudor derivado de la cultura, en parte por, sí, un cierto miedo.

Dedicamos varias sesiones a trabajar sus resistencias a mostrarse como eran, a permitir un clima que permitiera mostrarse tal como eran, hasta que un buen día, jirones de careta empezaron a desprenderse de la esencia de sus miembros, mostrando primero pequeñas fisuras y después auténticas grietas en la coraza de su desconfianza.

Debemos tener en cuenta que no todos los elementos de un equipo evolucionan a la misma velocidad, pero está claro que la entrada de algunos en la dinámica, ejerce un efecto catalizador sobre el resto, algo que se dio también en este caso, entrando antes unas personas y siguiendo después el resto, viendo que no habían consecuencias nocivas a mostrar su autenticidad.

Los resultados empezaron a llegar en forma de mejora de indicadores de productividad, de asunción de resultados y, especialmente, de un indicador cualitativo que medía la relación entre los miembros. Hoy podemos afirmar que es una orquesta cuyas piezas siempre suenan como un conjunto, sin distorsiones de uno u otro instrumento.

¿Estamos dispuestos a mostrar nuestras zonas vulnerables?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Coaching profesional, Emociones, Empresa, Equipos, Esencia, Trabajo en equipo, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Confianza: el aumento de los resultados del equipo

  1. Casualidades o no … has plasmado en este post dos aspectos de lo que ayer hablaba con un amigo; más bien comentábamos la desconfianza hacia personas o situaciones que vienen provocadas cuando el pasado ha sido duro; no es que vayas enseñando las uñas a la primera de cambio, pero si que uno se muestra con cierta hostilidad o recelo, o una exigencia en hechos por no poder confiar en palabras. Y por otro el tema de las velocidades, cuando te sientes sola porque tu velocidad es superior; a veces sí que se es motor de arrastre, y existe este efecto catalizador como bien comentas, pero en muchas ocasiones, ir “acelerada” (como así te acaban descibiendo) provoca que al final, como no te siguen, te excluyen; y es la mayoría de las veces.

    Y mi pregunta es, como lo encajas todo ello? Como confías? Como “frenas”?

    Que tengas / tengais, una buena festividad de la Mercè. Salut !!!

    • koakura dijo:

      Hola Lidia,

      Al final, un equipo no puede ir más rápido que el más lento de sus miembros, eso está claro ya que, de no ser así, el más lento quedaría descolgado y el sistema quedaría incompleto. La transformación tiene sus tempos y estos no se pueden forzar.

      Otro aspecto es que receles de situaciones que han ocurrido ya en el pasado. Nuestro cerebro nos previene contra situaciones que en el pasado han sido nocivas para nosotros, pero la cuestión estriba en si esa situación que se produce ahora es exactamente igual que la anterior o si, por el contrario, las circunstancias son diferentes. No deja de ser un fiel reflejo de aquella frase “por un perro que maté, mataperros me llamaron”. ¿Qué ocurriría si quitaras la etiqueta y analizaras en profundidad el hecho, haciendo caso de tu intuición?.

      Por último te sugiero que, ante las personas con las que más proximidad tienes, muestres tu vulnerabilidad, como una especie de ensayo para ir ganando esa confianza en los otros. No cabe duda de que algunos te defraudarán pero, aquellos que no lo hacen, te colmarán con creces el riesgo. En cualquier caso, si quieres profundizar en ello, no dudes en contactarme a jvila@koakura.com.

      Un abrazo gordo y feliz final de la Mercé

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .