El leñador, su hacha y nuestra vida

afilar-el-hachaDe nuevo un cuento para la reflexión:

En cierta ocasión, un joven llegó a un campo de leñadores con el propósito de obtener trabajo. Habló con el responsable, y este, al ver el aspecto y la fortaleza de aquel joven, lo aceptó sin pensarlo y le dijo que podía empezar al día siguiente.

 Durante su primer día en la montaña, trabajó duramente y cortó muchos árboles.

 El segundo día trabajó tanto como el primero, pero su producción fue escasamente la mitad del primer día.

 El tercer día se propuso mejorar su producción. Desde el primer momento, golpeaba el hacha con toda su furia contra los árboles. Aun así, los resultados fueron nulos.

 Cuando el leñador jefe se dio cuenta del escaso rendimiento del joven leñador, le preguntó:

 ― ¿Cuándo fue la última vez que afilaste tu hacha?

 El joven respondió:

 —Realmente, no he tenido tiempo… He estado demasiado ocupado cortando árboles…

Pensemos ahora en nosotros mismos, en las organizaciones e instituciones en las que nos hayamos ubicados, en las veces que decimos “no tengo tiempo”.

Nosotros como personas y como equipos en los que trabajamos, necesitamos de tiempo para pensar, para evadirnos, para compartir, para expresar, para sentir… pero parece centrarse todo en la actuación inmediata, en el qué y el cómo, sin pararnos a reflexionar sobre la necesidad de atender necesidades más profundas y, precisamente por ello, más necesarias para nuestro desarrollo personal y colectivo.

Solo cuando esas necesidades más profundas estén satisfechas, las superficiales, las del qué y el cómo, fluirán de un modo natural. La paradoja es que no permitimos a nuestra esencia satisfacerlas.

Lo curioso del caso es que hasta que no enfermamos como seres humanos o como equipos, no nos damos cuenta de que es necesario parar para arreglarnos, ¿no sería más sencillo prestar más atención a ese mantenimiento previo para que “la máquina como tal”, no se pare en el momento más inesperado, quizás con consecuencias irreversibles?

Y ahora, ¿tienes tiempo para afilar tu hacha?

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching de Equipos, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Equipos, Esencia, Life Coaching, Trabajo en equipo, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a El leñador, su hacha y nuestra vida

  1. Olaia Agirre dijo:

    Me encanta este relato, gracias por compartirlo. Y a todos aquellos que responden que no tengo tiempo, les preguntaría… ¿y que harías si tuvieras tiempo?

  2. Me parece un cuento ciertament apropiado, y si las personas que lo leemos lo acercamos a nuestra propia experiencia, muy probablemente demos con algun momento de nuestras vidas donde nos podamos reflejar en él. Yo estuve al límite por un buen tiempo; para romper con el stress no hice más que llenarme de actividades, que por muy lúdicas que fueran, al fin y al cabo, no le daban tiempo a mi cuerpo ni a descansar 10 segundos seguidos; solo tapaba aquellos momentos de los que quería desconectar, más vs más, y evidentemente el resultado a tal efecto fue completamente el opuesto al deseado.
    Propongo parar, cerrar los ojos y dejar por un rato que la respiración sea libre. Airearse. Renovarse.
    Leía no hace mucho que cuando sentimos fatiga, dolor, nuestro cuerpo se convierte en una carga; y se reflexionaba sobre ella planteándola a la inversa: ¿o será que cuando soportamos una carga nuestro cuerpo lo convierte en dolor?

    • koakura dijo:

      Hola Lídia,

      Una maravillosa reflexión que complementa el post. Rápido, rapido, no hay tiempo, todo es para ya, sin tiempo a parar, sin momento para pensar sin momento para Ser y todo eso… ¿para qué?

      Muchísimas gracias por tan sentido comentario, un abrazo gordo y feliz noche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.