Mi lado oscuro

sombra JungMe descubro sintiendo una ira muy profunda por algunos comportamientos de otras personas, las acuso de forma hiriente, contundente.

Y es así hasta que descubro en mi una parte importante de esas personas, unas facetas que creía inexistentes en mi interior pero que están en mi inconsciente, formando parte de mi personalidad oculta, de mi sombra, como exponía Jung (1939). De algún modo, suponen mi parte oscura.

Una parte oscura que me niego a mi mismo, que aparece incluso en mis sueños, primero de una forma inconexa, más tarde bien definida y concreta. Después aparece como proyección que realizo en otros que se permiten ese tipo de comportamientos.

Solo hace falta el detonante, cambios profundos que requieren de mi nuevos comportamientos, partes de mi personalidad que estaban ocultas bajo toneladas de creencias y educación. En este caso, se trata del egoísmo, un egoísmo que necesito en mi en este momento, un egoísmo que requiere que me ocupe de mi y deje a los demás para mejor ocasión.

Pero me niego, y ahí se inicia una batalla de final incierto. Si cedo, me convierto en ese ser abyecto que tanto desprecio, ese egoísta que tan solo piensa en sí mismo, si me resisto, siento en mi interior un crujir de necesidades, principios y valores que se debaten en la prioridad de saber quién es qué pero, al final, percibo la calma, la serenidad de que todo está bien.

Es curioso, primero es el pensamiento y tras él, el sentimiento, la emoción. Veo claro que, para poder compartir con generosidad, primero tendré que permitirme estar en el primer lugar de la lista. Dicho de otro modo, para poder ser yo mismo y crecer, deberé integrar esa parte de mi que estaba oculta tras una puerta cerrada, sin juicios, sin pensar si está bien o está mal porque, lo que juzgaba en el otro es, precisamente, lo que estaba reprimiendo en mi, de ahí la serenidad que ahora preside mi estado de ánimo.

Hablo de serenidad, no de racionalidad, aunque sin la segunda, no estaría la primera. No hay duda, puedo vivir una vida que no es, privándome de aquello que necesito por unas prioridades mal definidas, puedo permitírmelo y crecer o puedo, simplemente, ni tan siquiera planteármelo y seguir un laissez faire.

¿Me permitiré aflorar mi parte oculta?

Anuncios

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Emociones, Empresa, Esencia, Liderazgo, Life Coaching, Valores, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mi lado oscuro

  1. Dependerá de tí, si quieres liberarte de este peso que llevas o no.

    • koakura dijo:

      Hola Josep,

      El peso existe hasta que tomas consciencia de él, a partir de ahí, la liviandad del mismo dependerá de las decisiones de cada cual.

      Un abrazo y gracias por tu aportación al debate

  2. ole, ole, ole !! m’encanta i em sento reflexada en cadascuna de les teves paraules. El camí més difícil de l’autoconeixement és reconèixer les nostres febleses, reflexades en els altres. Ets un gran mestre Jordi. una abraçada, Judith

    • koakura dijo:

      Hola Judith,

      Moltes gràcies pel teu comentari, la veritat es que mai acabem de coneixe’ns però el camí es prou apassionant com per baixa graó rera graó.

      Un petó ben fort i molt feliç dia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.