Bajada a los infiernos

Cielo e infierno postAyer tuiteaba la frase Tuve que bajar a los infiernos para tocar el cielo con la punta de los dedos, después de reflexionar sobre este artículo del Dr. Mario Alonso Puig en Elconfidencial.com.

La vida, a la que nunca le estaré suficientemente agradecido, ha ido jalonando mi camino con experiencias que me han llevado  al punto dónde habito ahora. En ocasiones intenté evitar el fracaso, hasta que me dí cuenta que evitar para no fracasar, es fracasar en sí mismo, puesto que nos impedimos la maravillosa experiencia de Vivir.

Mi frase favorita, ¿qué es bueno y qué es malo?, aparece cada vez con mayor frecuencia en mis pensamientos y es que, lo que hoy es una desgracia, mañana puede ser el primero de los aprendizajes, aunque haya tenido que ser vivido con el mayor de los dolores.

En unos de mis posts anteriores (optimismo no significa renuncia al dolor), hablaba precisamente de la aceptación de la emoción, sea esta cual sea, aunque sin quedarnos en ella entrando en una espiral que no nos conduce a ninguna parte, ya que induciría a un estado de ánimo depresivo.

Hoy puedo decir que estoy viviendo una de las mejores etapas de mi vida hasta el momento, y es así porque antes bajé literalmente a los infiernos, a mis infiernos por lo menos, tuve que aceptarme como soy, con mis luces y mis sobras y, a partir de ahí, empezar a crecer en todos los órdenes y en todos los roles, como padre, como esposo, como profesional, como amigo…

De haber evitado ese viaje, viaje continuo por otra parte, el crecimiento no se habría producido y seguiría viviendo una quimera que poco tenía que ver con la realidad, sin llegar a reconocer nunca al sujeto que veía reflejado en el espejo.

Es igual cuáles sean nuestros infiernos, cada cual tiene los suyos propios y debemos reconocer que no es fácil bajar a explorarlos, aceptar que están ahí y trabajar si consideramos que deben desaparecer, una opción en la que debemos ser fieles tan solo a nosotros mismos.

¿Quieres llegar a tocar el cielo con la punta de los dedos?, es posible que antes tengas que bajar a explorar tus infiernos.

Acerca de koakura

Mi pasión coincide con mi profesión, el desarrollo de Personas y Equipos, a través de herramientas diversas como el Coaching, ya sea Ejecutivo, de Vida o de Equipos, la Dinamización de Equipos, la Formación experiencial o cualquier otra. Inicié mi carrera profesional en 1986 y, desde entonces, he ocupado todo tipo de posiciones en el ámbito empresarial, desde promotor hasta miembro del Comité de Dirección, Gerente y Socio en una Consultora de ámbito internacional, aunque me defino como una persona que acompaña a otras en su tránsito allá donde quieran ir, ya sea de forma individual o en Equipo. Estoy convencido del potencial infinito del ser humano, así que en cada intervención percibo crecimiento y el impacto que este causa en el entorno; y si el potencial del ser humano es infinito, cuando son varias las personas que se unen con un fin común, el horizonte es aún más esperanzador, ya que el potencial se multiplica exponencialmente.
Esta entrada fue publicada en Buscar trabajo, Coaching Ejecutivo, Crecimiento personal, Empresa, Esencia, Límites, Life Coaching, Nuevo paradigma, Vida y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .